Las neuronas que te permiten entender a las personas

Publicado por
Imagen de Andre Mouton,

Even the greatest stars discover themselves in the looking glass. («The Hall of Mirrors», Kraftwerk)

La canción «The Hall of Mirrors» reflexiona sobre cómo incluso las grandes estrellas cuando se enfrentan a ellos mismos rara vez encuentran agradable lo que ven. Lo interesante es que la herramienta que libera toda esta reflexión, que provoca el entendimiento de uno mismo y el enfrentamiento contra nuestros propios demonios, es un mero espejo. Un elemento que de entrada únicamente vale para reflejar imágenes. Sin embargo, los espejos, al igual que las neuronas que llevan como apellido su nombre, sirven para mucho más.

Es curioso que muchos descubrimientos científicos estén mediados por la casualidad: las neuronas espejo se descubrieron en parte gracias a que a un estudiante de doctorado le apetecía tomarse un helado. Este estudiante formaba parte del laboratorio de Giácomo Rizzolatti, un científico que a principios de los noventa estaba investigando las neuronas motoras (las neuronas relacionadas con el movimiento). En el laboratorio de Rizzolatti, en Parma, tenían colocados unos electrodos a varios macacos con el objetivo ver qué neuronas se activaban en sus cerebros cuando estos realizaban ciertas acciones. Curiosamente observaron que algunas de las neuronas motoras se activaban aunque el mono estuviera quieto. Eso sí, aunque quieto, esta activación también se producía cuando el macaco estaba observando a otro macaco o incluso a un humano (que también es un mono) comer cacahuetes. Como los humanos somos a veces un poco lentos en darnos cuenta de ciertas cosas, no se dio mucha importancia a la anécdota de los cacahuetes hasta que se volvió a repetir. Un caluroso día de verano, el estudiante sofocado y hambriento se fue a por un helado sin apagar los electrodos que registraban la actividad neuronal del macaco que estaba estudiando. Cuando volvió con el helado y se lo llevó a los labios, los aparatos registraron la activación en algunas neuronas motoras del cerebro del macaco, pese a que este estaba completamente quieto. Solo hacía una cosa: observar al doctorando y su helado.

Así fue como gracias a unos cacahuetes, un helado, un doctorando hambriento, un vasto conocimiento neurocientífico previo y muchas horas de trabajo se publicaron entre 1992 y 1996 los primeros artículos que describían a las neuronas espejo. Un modo general de definir a las neuronas con propiedades espejo (comúnmente llamadas neuronas espejo) sería como todas aquellas neuronas que se activan tanto si el sujeto realiza una acción como si observa a otros individuos realizando esa acción. Esto es importante porque no todas las neuronas que activamos al hacer una tarea se activan cuando vemos a alguien hacerla. Así que las neuronas con capacidades espejo son un grupo muy concreto y, además, de entrada resulta un poco extraño que, por ejemplo, unas neuronas que usamos al saltar puedan activarse también si estamos quietos. Parece un gasto de energía innecesario. Pero ahora sabemos que las neuronas espejo son muy importantes en nuestra vida, y están especialmente asociadas con la empatía, que en muchos casos se define como la capacidad de sentir lo que siente otra persona, de ponerte en su lugar, entenderla… Esto ha creado la idea de que estas neuronas lo que hacen es reflejar en nuestro cerebro la imagen emocional que observamos, pero por lo que sabemos esto es una simplificación: estas redes neuronales no se limitan a permitirnos descriptivamente percibir qué está haciendo una persona o como se siente. No, estas células también nos ayudan a entender por qué alguien está ejecutando una acción, cuáles son sus posibles objetivos e intenciones.

La importancia de las pinzas inversas en la neurociencia

Pensemos en esas pinzas largas de metal que usamos para mover las piezas de comida al fuego en una barbacoa. Al igual que ocurre con las tijeras, las pinzas están diseñadas para que si abrimos la mano separando los dedos que la manejan la pinza se abra. Y al juntar los dedos la pinza se cierra. Una pinza inversa hace lo mismo pero funcionando revés: al separar los dedos se cierra y al cerrarlos se abre. El movimiento es el contrario pero la función es la misma, coger cosas.

Uno de los motivos por los cuales sabemos que las neuronas espejo están relacionadas con la intención detrás de las acciones es gracias a estas pinzas. Cuando un mono usa una pinza normal o una pinza inversa para coger comida y comérsela, en ambos casos hay algunas neuronas espejo que se activan tanto en una acción como en otra pese a que se basan en movimientos de la mano opuestos. Eso sí, en las dos situaciones la intención del primate es la misma: pillar el alimento para zampárselo. Lo mismo ocurre cuando el mono coge directamente el alimento para comérselo: hay neuronas espejo que se activan aunque lo coja con la mano izquierda, con la derecha o con la boca. Y resultados similares se han obtenido en distintas pruebas donde se han analizado las neuronas de un simio observando a otro simio haciendo acciones distintas pero todas con el mismo objetivo.

Así pues, al parecer las neuronas con capacidades espejo están relacionadas, al menos en parte, con las intenciones. Esto las coloca en un lugar central en las interacciones sociales, donde es tan importante la acción como la intención, y explica por qué algunas investigaciones están explorando una posible relación entre las neuronas espejo y algunos de los síntomas de los trastornos del espectro autista. Pero sea como sea, es importante aclarar que el propio Giácomo Rizzolatti señala que las redes cerebrales de neuronas espejo no son el único mecanismo implicado en entender las acciones, y en sus entrevistas suele mencionar situaciones que ilustran esto, como por ejemplo una ocasión donde vemos a un amigo coger un vaso con líquido trasparente. Aquí las neuronas espejo nos pueden decir si probablemente la intención de esa persona es beberse el contenido del vaso, en vez de quizás tirárnoslo a la cara, pero… ¿por qué va a beberse el líquido? Averiguar el porqué requiere una serie de información previa y procesamiento racional que trabaja en paralelo a las neuronas espejo. Podría ser que el líquido sea vodka y esa persona beba porque es alcohólica, o que sea agua y beba porque es verano y hace calor, o porque estamos hablando con ella y quiera beber para hacer una pausa y ganar tiempo antes de contestarnos…

Sea como sea, es sorprendente que tengamos dentro de la cabeza un conjunto de células en las que una de sus funciones sea entender a los demás y a nosotros mismos. Y es más, que también existan neuronas espejo en otros primates significa que estas capacidades se han conservado evolutivamente a lo largo de milenios. En la naturaleza no todo es fuerza; las relaciones sociales han sido y son piezas esenciales en nuestra evolución


Referencias:

  • Bonini, L. (2017). The Extended Mirror Neuron Network: Anatomy, Origin, and Functions. Neuroscientist, 23(1), 56–67.
  • Ferrari, P. F., Gerbella, M., Coudé, G., & Rozzi, S. (2017). Two different mirror neuron networks: The sensorimotor (hand) and limbic (face) pathways. Neuroscience, 358, 300–315
  • Marshall, J. (2014). Mirror neurons. Proceedings of the National Academy of Sciences, 111(18), 6531–6531.
  • Principles of Neural Science, Fifth Edition (2012). Editorial McGraw-Hill Education.
  • Rizzolatti, G., & Fogassi, L. (2014). The mirror mechanism: recent findings and perspectives. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 369(1644), 20130420–20130420.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

6 Comentarios

  1. ¿Pero cómo va un neurocientífico a observar sus propias neuronas espejo con sus propias neuronas espejo? ¿Hemos perdido el sentido común a raíz de la pandemia o qué? ¿Acaso puede una espada cortarse a sí misma? Me voy a escuchar a Bach…

  2. Desopilante la explosión de rebeldía musical-metalúrgica de birse. Bach, que como todo artista supongo poseía esas extrañas neuronas, con las suyas «leyó» o de reflejo captó las tuyas y las de tantos otros, ayer y hoy, y no me parece que en alguna parte del artículo se afirme lo que dices. Muy buena divulgación de algo sorprendente y que recién ha comenzado. Gracias a ambos.

    • «Sea como sea, es sorprendente que tengamos dentro de la cabeza un conjunto de células en las que una de sus funciones sea entender a los demás y a nosotros mismos». Eduardo, debería cobrarte por lo que te voy a escribir: algo chirría al entendernos a nosotros mismos (incluyendo a nuestras neuronas espejo) a través de nuestras neuronas espejo. Bach, pese a abrazar la disciplina musical, pese a vivir en una época en que la neurociencia no había nacido todavía, entendió (pseudoperfectamente) ese impasse, ese click, esa brecha cognitiva. Para él fue Dios. Para ti y para mí es incognoscibilidad. De nada.

  3. ¿Pero era empatía lo que sentía el macaco o era envidia cochina? ¿se imaginaba comiendo así mismo el helado, sentía indignación doble tras el suceso de los cacahuetes o sentía dicha plena empática?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.