Etiquetado con: "filosofía"

Fotografía: Breaking Bad. Cordon Press.

El tiempo de las moscas

En vez del oro del tiempo, como quería André Breton, tenemos la calderilla de Twitter: el tiempo de las moscas. Antonio Escohotado dice que quien descuida la atención vive en el tiempo de las moscas. Las moscas son dispersas; y todos somos moscas en Twitter y Facebook, en internet en general; con el WhatsApp y los smartphones, que nos han […]

En un lugar de los Andes…

En un lugar de los Andes…

Si le preguntásemos a un viejo aymara por sus antepasados, probablemente entornaría los ojos primero, cegados por el sol; luego, con la calma propia de quien tiene todo el tiempo del mundo, acompañaría su respuesta con un gesto de la mano señalando hacia delante1. Ayer y mañana; delante, detrás. El tiempo como metáfora espacial no es nada nuevo. ¿Cómo expresar, […]

Ilustración: Arnal Ballester.

Dioses cautivos

La humanidad es una fábrica de dioses. Si una obviedad como esta emite para alguien una vibración escandalosa, ya no digamos blasfema, será, sin duda, porque —creyente o no— se ha educado, como casi todos nosotros, en una cultura de tradición monoteísta. La hegemonía del Occidente cristiano ha abonado el supuesto de que las religiones monoteístas son las propias de […]

Foto: Anna Fox (CC)

Relaciones y relatos

Decía Marx que en un mundo libre no habrá escritores, sino personas que, además, escriban. Y otro Carlos, Charles M. Schulz, el padre de Snoopy (y como tal uno de los grandes narradores de nuestro tiempo), aludiendo con rara modestia a su propia labor narrativa, decía que los escritores son «casi inteligentes», en el sentido de que se acercan al […]

Imagen: Topham. Cordon Press

La eternidad es ahora

Un emperador le preguntó a un pastorcillo: «¿Cuántos segundos hay en la eternidad?». Su respuesta fue: «Hay una montaña de diamante de cuatro mil metros de alto, y cada cien años un pajarito viene y afila su pico en la cumbre; cuando toda la montaña se haya desgastado, habrá pasado el primer segundo de la eternidad». Este es el desenlace […]

Muérete

Muérete

Ni la vida son dos días ni siempre se van los mejores: dejar de existir es una de las ideas más liberadoras que uno puede tener. Hay que morirse. Y cuanto antes, mejor. Es conocida la cita y particular «muérete» de Camus, quien escribió en El mito de Sísifo que el único problema filosófico verdaderamente serio era el del suicidio. […]

La cultura es sexo (diálogo plutónico)

La cultura es sexo (diálogo plutónico)

—¿El sexo es cultura? —Si entendemos «sexo» como metonimia de la sexualidad en sentido amplio, desde luego, el sexo es cultura; si lo entendemos como condición biológica y como pulsión básica, sería más adecuado decirlo al revés: la cultura es sexo. —Suena un tanto reduccionista y freudiano. —Sería freudiano/reduccionista decir que la cultura es toda ella sexo, que la libido […]

Foto: Cordon Press.

Relatos y creencias colectivas

La configuración de creencias colectivas suele relacionarse con la idea de que existe un objetivo superior y para conseguirlo hay que sacrificarse ahora. Desplazar el deseo en aras de una satisfacción mayor. El argumento persuasivo por excelencia sería: haz esto porque es por tu bien. La felicidad está en el futuro. Incluso en otra vida. Si te portas bien ahora […]

Las facultades mentales en una ilustración del segundo tomo de De supernaturali, naturali,
praeternaturali et contranaturali microcosmi historia, in tractatus tres distributa de Robert
Fludd, 1619-1621. Imagen: Wellcome Collection (CC).

Reivindicación del pensamiento único: la cantante calva y la paloma de Kant

Llamar «pensamiento único» al discurso dominante resulta, más que equívoco, contradictorio, y el hecho de que esta denominación se haya vuelto de uso común es un motivo más para ponerla en cuestión. En puridad, la expresión «pensamiento único» es un pleonasmo: el pensamiento, literalmente entendido como la potencia y el acto de pensar, como la herramienta y la tarea cognoscitiva […]

Imagen: PFB. Rue des Archives. Cordon Press.

El príncipe, la princesa y el principito

No hay nada tan estúpido como un príncipe. (Stendhal) El príncipe azul, múltiple pero único, siempre el mismo, tan genérico que ni siquiera necesita un nombre propio; la princesa encantada o encantadora, cautivadora o cautiva, soñadora o durmiente; el principito suicida, fruto de una alucinación y semilla de muchas… Si hay algo tan estúpido como un príncipe —o una princesa— […]