Fernando Sánchez Dragó: “Lo que más me ha enseñado en la vida han sido las ingestas de LSD”

Publicado por

El autor de El sendero de la mano izquierda, donde cuenta el secreto de la felicidad y Soseki: Inmortal y tigre, dedicado a su célebre mascota, es conocido por el gran público principalmente por su faceta de presentador de televisión —al que debemos algunos de los momentos más memorables de la pantalla— aunque también se le puede definir de otras muchas maneras: profesor en diversos países, actor en series y películas, místico sin iglesia, tertuliano siempre polémico, pansexual, apátrida por vocación, ganador del Premio Nacional de Literatura, niponófilo con la misma pasión con la que detesta España, entusiasta de las pastillas (de las de herbolario y de las buenas), joven de 75 años, anarquista reaccionario y poseedor del raro privilegio de tener una especie de escarabajo bautizada con su nombre (el Somaticus sanchezdragoi). Pero, por encima de todas las cosas, nos dice, aquello a lo que nunca podrá renunciar en la vida es a su condición de viajero, lector y escritor.

Hace poco citaba una frase de William Blake: “La persona que jamás cambia de opinión es como el agua estancada: su mente cría sabandijas”. Supongo que por su trayectoria personal se sentirá especialmente identificado.

Sí, efectivamente. Pero habría que matizarlo un poco. El que no cambia nunca de opinión es que está muerto, es un marmolillo. Esta clase de gente que te dice “yo soy de izquierdas de toda la vida” o “yo seré de derechas hasta que me muera”. Evidentemente todos vamos cambiando físicamente, psíquicamente y a medida que se van modificando nuestras circunstancias. Pero sin embargo hay algo que permanece: el sentido del propio yo. Vas envejeciendo, te resulta difícil reconocer en el espejo la imagen que te arrojó hace 20 o 40 años y sin embargo la conciencia del propio yo sigue existiendo. ¿Y qué es lo que nos confiere ese sentido de la identidad? Yo creo que es el carácter. Nacemos con un determinado carácter y eso es prácticamente lo único que no cambia a lo largo de la vida. Por supuesto que se manifiesta de diferentes maneras, pero el carácter permanece y te lleva a mantener una determinada actitud ante las cosas. Desde ese punto de vista me sorprende que aparentemente he sido versátil, he sido de izquierdas cuando tenía 20 años, milité incluso en el Partido Comunista. Y ahora en cambio no tengo nada que ver con la izquierda —lo que no significa que tenga mucho en común con la derecha—. Sin embargo cuando leo no te digo ya mi primera novela, escrita a los 23 años, cuando leo cosas que escribía en el colegio con 8 o 10 años, los primeros poemas en la universidad… La verdad es que me sorprendo al decir cosas que sigo diciendo ahora. Los hinduistas dicen que estamos viviendo en la época del Kali Yuga: la época de disolución y materialismo, donde todos los valores éticos y estéticos se van al traste y entonces uno se olvida de quién es. El ser humano no puede cumplir con ese viejo precepto de la eterna sabiduría, sophia perennis, que es “conócete a ti mismo”. Eso es muy difícil en el momento actual. Ya los vedas, hace miles de años, proponen un juego muy curioso llamado el Vichara. Es una palabra sánscrita que se podría traducir como juego de la indagación del yo. El juego consiste en lo siguiente: coges un papel y en dos minutos tienes que responder a la pregunta “¿Quién soy yo?” Y dices lo primero que se te pase por la cabeza. Vuelves a coger otro papel y respondes a la misma pregunta, pero sin dar ningún dato de tu biografía. Coges en tercer lugar otro papel y tienes que responder sin ningún dato sobre opiniones o creencias. Y en cuarto lugar, coges otro papel y tienes que responder sin dar datos sobre tu aspecto físico. De esa forma, dicen los vedas, habrás averiguado quién no eres, que es el primer paso para saber quién eres. Por eso, hayas sido de izquierdas o de derechas, español o guatemalteco, todo eso puede haber ido cambiando, pero la conciencia del yo permanece.

En los años 80 se definía como antieuropeísta, debían ser tres o cuatro en toda España, pero en estos momentos el rechazo a Europa parece estar mucho más extendido.  

Es sorprendente. Y no voy a ocultar que en cierto modo me enorgullece. Tengo colgado a la entrada el telegrama que envié al Ministerio de Justicia pidiendo, ante la infamia cometida, el estatuto de apátrida. Recibí la callada por respuesta, pero se armó un gran barullo. Aquello saltó a la prensa —yo era prácticamente el único disidente— y me empezaron a llevar a entrevistas. Recuerdo una con Iñaki Gabilondo en la que, solo ante el peligro como en aquella película, yo era el único del debate que atacaba a Europa. En aquella época tenía Gabilondo un artilugio llamado el Sermómetro, que era una encuesta realizada tras el debate a partir de las miles de llamadas que se recibían y ante el estupor de todo el mundo casi toda España —salvo Castilla y León y, por los pelos, Cataluña— me dio la razón. Fundé entonces la Agrupación de Comunidades Ibéricas Miguel de Unamuno, para la salida de España y Portugal del Mercado Común. Recibí adhesiones sorprendentes de gente que no conocía en aquél momento como Albert Boadella o Saramago. Finalmente aquella agrupación quedó en nada, porque yo sirvo para lanzar ideas pero no para gestionarlas.

Pero cuando entramos en el euro, recuerdo que una novia de mi hijo ante mi asombro se levantó a las 12 en punto diciendo “¡qué ilusión, ahora empieza el euro, quiero ser la primera en tener uno!”, se bajó a la calle y en el primer cajero saco unos euros y volvió orgullosísima. Fue entonces cuando escribí un artículo contándolo y diciendo que esto iba a ser un desastre, que no se pueden juntar churras con merinas y que era un juguetito de los políticos que iba en contra del sentido común. Y ahora me están dando la razón. Europa se hunde, es un desastre, no hay nada que hacer. Europa dentro de poco será el tercer mundo. Continuamente voy y vengo de Oriente, que es lo que realmente está creciendo: India, China, Malasia, Vietnam, Corea… y tengo impresiones parecidas cuando voy de Bangkok a París a las que tuve en 1967 cuando desde Roma llegué a Bopal. Y esto es algo de lo que los europeos no se dan cuenta, están ciegos y sordos. Mudos no, porque hablan y hablan sin parar, pero sin decidir nada. Pero ya verás como Europa se va al diablo.

¿Entonces qué es lo que va a pasar? Un nuevo orden mundial. En la historia universal hay corrientes telúricas que cuando llega su momento se abren paso a una velocidad vertiginosa y no hay quien las detenga. Hubo un milenio que fue el del Mediterráneo: el milenio de la Natividad, de la Hélade, de Egipto… Luego otro milenio que fue del Atlántico, el de Estados Unidos, Inglaterra, los imperios coloniales… y ahora llega el milenio del Pacífico. Hay tres grandes bloques emergentes en el mundo: uno es Rusia, otro es el sudeste asiático y el otro los países musulmanes. Estos últimos están desunidos entre sí, pero en el momento en que se unan Europa se va a convertir en un parque temático, en un museo. Los rusos, musulmanes y chinos vendrán a disfrutar de nuestra gastronomía, a beber nuestro vino, a tirarse a nuestras mujeres y visitar nuestros museos.

Entonces los valores occidentales de libertad, democracia… ¿Están en peligro?

Creo que la democracia ha llegado a su punto final. La democracia es un régimen político con sus virtudes y sus defectos, como todos los sistemas, y que cumple su función. Creo que en estos momentos —y no lo estoy defendiendo, no mates al mensajero— como observador me limito a señalar que hay un nuevo sistema político que emerge con extraordinario vigor que es el sistema chino: libertad económica y autoridad política. Es como vive un estudiante en casa de sus padres, ellos son quienes gobiernan la casa, quienes se ocupan de resolver los enojosos problemas administrativos… y mientras tanto el estudiante va a estudiar, le dan una paga el fin de semana, sale, entra, chicolea, se va de botellón… Pues bien, ese es el sueño de todo chino y en definitiva de todo ser humano, por lo que esta nueva fórmula es la que va a acabar imponiéndose.

¿Pero los chinos no querrán imitar a Occidente también en ese aspecto, reclamando más libertades?

¿Imitar un sistema que nos ha llevado al desastre? ¿Cuál es la raíz del desastre económico del mundo occidental? Tiene nombre: un “malhechor” que se llama Keynes. Europa tiene una ideología, que es la socialdemócrata. Y tan socialdemócrata es Rajoy como Rubalcaba, Merkel y Cameron, por muy liberales que se proclamen. No son liberales. El liberalismo hoy día en el mundo occidental no existe. ¿Entonces en qué consiste la democracia, el Estado del Bienestar? Era algo sostenible a corto plazo, dentro de ciertos niveles, mientras no se produjera el fenómeno de la inmigración. Pero en el mundo actual el Estado del Bienestar no es posible. El Estado del Bienestar significa holgazanería, hedonismo y falsa solidaridad. Consiste en que medio país viva a costa del otro medio, como las cigarras. A mí me llama mucho la atención que cuando voy a Japón o a otro sitios y digo que soy español, una de las respuestas más frecuentes que suscita mi declaración es “ah, viene usted de esa parte del mundo donde la gente vive sin trabajar”. Y es verdad, así que no creo que los chinos tengan el menor interés en imitar el Estado del Bienestar. El Estado que yo propugnaría es el Estado de la responsabilidad. Somos hijos de nuestras obras, yo en esto coincido con Escohotado, Los enemigos del comercio me parece importantísima. Es un saludable egoísmo —practicado dentro de las normas del sentido común— tal como decían los filósofos anglosajones del siglo XVIII y XIX lo que nos puede llevar a organizar la sociedad de una manera adecuada. Si yo defiendo a los míos, si yo cultivo mi huerto tal como decía Voltaire y todo el mundo hiciera lo mismo, el mundo sería un vergel.

Ese individualismo que usted reivindica… ¿No se contradice con su interés por una sociedad tan opuesta a esos valores como la japonesa? ¿No resulta Japón un tanto asfixiante en ese aspecto?

Vamos a puntualizar. Japón es un país admirable, entre otras cosas porque es completamente distinto a los demás. Ahí hay un misterio que no sé a qué se debe, quizá a la condición de insularidad que hasta hace 150 años ha caracterizado la historia del país. Pero el mundo se divide entre Japón y los demás. Así que cuando yo llegué a Japón en 1967, después de estar un año allí, escribí una larga serie de artículos que se publicaron en España —con pseudónimo porque estaba exiliado— y el título general que puse a esas ciento y pico páginas fue el de Los marcianos están entre nosotros. Cualquier consideración que hagas sobre Japón no sirve para el resto de la humanidad y viceversa. Dicho esto, tengo que decir que mi admiración por Japón es por el Japón de los daimyō, de los samuráis, de Mishima, del bushido, no por el Japón actual. Aunque es verdad que el actual tiene una cosa extraordinaria y es que todo el mundo cumple con su deber. Eso es la herencia del bushido, casi nadie engaña a nadie. No hay delincuencia de ningún tipo, puedes dejar las puertas de tu coche o tu casa abiertas y todo el mundo va a respetar lo que haya en el interior. Todo eso hace que vivir allí relaje extraordinariamente.

Tu estás aquí en España y tienes la impresión —por desgracia corroborada por los hechos— de que está todo el mundo engañándote. Llamas al fontanero para que te arregle la cisterna y lo primero que hace es culpar al fontanero anterior diciendo “uy, lo que le han hecho aquí”. Te engaña tu jefe, tu subordinado, la comunidad de vecinos, los políticos… es una sensación agobiante, acabas extenuado viviendo en países como España, Italia o Grecia. Pero llegas a Japón y te relajas porque todo funciona a la perfección. No como un reloj suizo, sino como un Seiko en este caso. Dicho esto, debo admitir que ahora en Japón me asfixio. De hecho ya no vivo allí, aunque voy de vez en cuando porque ha sabido conservar casi como en un congelador las formas tradicionales hasta extremos que la gente no conoce. La gente cuando piensa en Japón piensa en Tokio, en la ultramodernidad. Pero es el país del mundo con más superficie boscosa. El 73% de la principal isla está cubierta por bosques impenetrables, en ese Japón holográfico, que vive a espaldas de Tokio, de Osaka, vive refugiado un Japón tradicional, con miles y miles de pueblos con la vieja arquitectura, con el ritmo de los viejos tiempos, es algo fascinante. Voy allí a buscar eso, no el otro Japón, que se ha convertido también en un país socialdemócrata. La socialdemocracia es la intromisión de los poderes públicos. No tenemos un resquicio de libertad, probablemente en estos momentos hay catorce cámaras grabando lo que decimos tanto o más cuando mi buena amiga Esperanza Aguirre vive al otro lado de esa pared, en el portal de al lado (risas).

No lo digo por ella, pero está todo controlado, todo prohibido, yo me ahogo en la España de hoy en comparación con la que conocí, que era la España de Franco. Esto tampoco es defender el régimen de Franco, es defender una sociedad en la que había libertad, por ejemplo, para ir a la farmacia a comprar lo que me diera la gana, y ahora prácticamente no puedo comprar ni una aspirina. Donde podía coger un avión y no someterme a las vejaciones que ahora nos imponen. Ahora vivimos entre barrotes, los terroristas han triunfado, en nombre de la seguridad —que es la mayor estupidez del mundo, porque no hay nada más inseguro que estar vivo— nos han metido a todos en la cárcel. Pues esto en Japón llega hasta extremos inverosímiles, la intromisión hasta en los últimos recodos de la vida cotidiana de los poderes públicos llega a ser agobiante, más que en ninguna otra parte.

Hablando de Japón, hay ciertas tradiciones que supongo que usted conocerá y no sé si habrá practicado, como el Nyotaimori o body sushi.

El mundo actual está hecho de ocurrencias, ingeniosidades. No sé si has leído cómo en China han dictado una ley por la cual en un retrete público solo puede haber dos moscas, más de dos es delito. Pues Japón está lleno de estupideces como esa, pero eso del body sushi y las muñecas hinchables es mínimo, es lo que se recibe en el mundo occidental del Japón. Hacen un documental o un reportaje sobre ese país y siempre salen estas cosas. Yo voy allí y no las veo, y he vivido casi 10 años de mi vida en Japón.  Por supuesto que existe, no digo lo contrario, pero por ejemplo nunca he visto uno de esos hoteles en los que las habitaciones son cápsulas. Son aspectos mínimos pero muy llamativos que definen a los ojos de los no japoneses esa sociedad, una de las más falsificadas por los periodistas que he visto.

Body sushi… nunca he practicado tal cosa, evidentemente si me colocas aquí a una hermosa chavala japonesa… a mí la comida que más me gusta es el sushi y las chicas japonesas me gustan con delirio. Así que me la pones delante con sushi o sashimi encima, yo encantado me lo como. Pero no me puedo tomar en serio estas cosas, que también se han hecho en el mundo occidental, con chocolate o poniendo crema en el sexo a una mujer o ella a ti en tu pene y luego te lo chupa.

¿Y el shibari, que consiste en atar a una mujer con cuerdas?

Pero eso también se ha hecho toda la vida, es el sadomasoquismo. Al fin y al cabo si miras las posturas del Kamasutra, la mayor parte son irrealizables a menos que tengas un entrenador personal que te esté colocando una pierna de determinada manera o estés maniatado y colgado con poleas del techo. El mundo actual ha perdido el sentido común, yo todos los años hago un viaje con mis hijos y mis nietos, un viaje sagrado en el que a lo mejor un año vamos a la India, otro a Nepal, a Senegal, a Tanzania… Este año hemos hecho un viaje más corto, a Italia, concretamente a Cerdeña, Sicilia y Nápoles. Cerdeña es una isla curiosísima, es una especie de viaje a la prehistoria, la prehistoria está viva allí como en ninguna otra parte del mundo. Y en lo que es la Toscana, el Toledo, el corazón que es Nuovo, que está allí enclavado en las montañas que es donde se produjo este famoso fenómeno del bandolerismo sardo que duró hasta hace muy pocas décadas. Pues allí hubo algo que me llamó mucho la atención y sobre lo que quiero escribir algo. A comienzos del siglo XIX habían llegado los Saboya, la dominación española se había ido y representaban entonces la modernidad, tomaron una serie de medidas que a los campesinos sardos les parecieron disparatadas, entre otras cosas porque les expropiaron muchas tierras. Entonces se produjo un fenómeno curiosísimo de anarquismo conservador, de anarquismo reaccionario por así decirlo, como lo soy yo mismo, Escohotado o Boadella, y ese movimiento, que llegó a ser poderosísimo y puso en jaque a las autoridades, tenía un grito de guerra que es como se llegó a conocer el movimiento, “volvamos atrás”. Yo si tuviera que proponer ahora un manifiesto sería ese. Volvamos atrás, recuperemos el sentido común, recuperemos las viejas palabras, los viejos valores, las viejas costumbres.

¿Regresar atrás hasta cuando?

Todos hemos pensado alguna vez en qué momento de la historia nos hubiera gustado nacer. Yo lo he pensado en infinidad de ocasiones desde que era joven, y desde luego el momento de la historia en que más me disgusta nacer es precisamente el que he nacido. Cualquier momento anterior me hubiera gustado más. Por eso si me dices a mí —y no lo puedo proponer para los demás— que aparece aquí Mefistófeles y me dice aprieta botón y vuelves a nacer en el momento de la historia universal que prefieras: siglo VI antes de Cristo. Es el siglo de Buda, de Confucio, de Lao-Tsé, de Zaratustra, de los movimientos órficos, de Pitágoras, los presocráticos… Ese es el mejor momento de la historia universal. Todo lo que sabemos se dijo en ese siglo y desde entonces el mundo está en continua decadencia.

Respecto a estas épocas anteriores el consumo de drogas parece haberse centrado en el aspecto lúdico, se ha perdido la parte de ritual, de experiencia espiritual.

Eso es gravísimo, el hombre se ha drogado siempre y siempre se drogará. Hasta los animales se drogan; los monos, los elefantes de Namibia cuando toman bayas fermentadas del suelo: Hubo hace años una película deliciosa con esto. Drogarse está en la condición humana. Cuando follamos nos estamos drogando, el laboratorio interior está produciendo una serie de hormonas, de sustancias químicas como la oxitocina. Entonces la droga ha sido siempre un instrumento de éxtasis, para caer en trance, para encontrar respuestas o aproximaciones a las respuestas de las grandes preguntas como quiénes somos, a donde vamos, de donde venimos…etc. Y ahora en el mundo moderno, con la frivolidad que lo caracteriza, primero todas las drogas se meten al mismo cajón y pasan a ser estupefacientes. Y no tienen nada que ver las drogas llamadas alucinógenas con los opiáceos, las anfetaminas… son todas completamente diferentes y de efectos totalmente distintos. El siglo del que antes hablaba era el siglo de Eleusis, que va desde el siglo VII ac. hasta que monjes nestolianos fanáticos del siglo IV después de Cristo reducen a cenizas el viejo santuario iniciático de Eleusis. Todos los grandes espíritus del paganismo, artistas, políticos, todos ellos habían ido a iniciarse en los Misterios Mayores de Eleusis, porque como en todos los ritos sagrados había Mayores y Menores, algo que heredó el cristianismo, pero este quitó el principio activo de los ritos Mayores, que consistían en la ingesta de esa misteriosa sustancia, el kykeon, que llevaba a un estado de trance. El uso de tales sustancias es lo más importante que yo he hecho en la vida. Lo que más me ha enseñado en la vida han sido las ingestas de LSD, mescalina, peyote, ayahuasca…

¿Alguna experiencia en concreto que le haya marcado?

Sí, están en varios de mis libros. Fundamente en Los caminos del corazón, una novela que recoge mis largos viajes asiáticos de hippie en los 60, y en el primer volumen de mis memorias generales, Esos días azules: memorias de un niño raro. Y en un primer volumen de mis memorias espirituales —iban a ser dos—  que se llama La del alba sería: mis encuentros con lo invisible. En ese libro me explayo sobre las experiencias más importantes que he llevado a cabo con ese tipo de sustancias y que sigo llevando. Solo la ingesta razonable —“nada en exceso” nos advertía el santuario de Delfos—, todo puede hacerse con cabeza y nada de una forma excesiva. Porque es cierto que yo he visto muchos de los mejores cerebros de mi generación destruidos por el alcohol y por otras drogas, nunca por las de este tipo, que ni generan adicción ni ningún efecto sobre el organismo y que únicamente liberan sustancias ya existentes en el cuerpo. Nunca han llevado a nada malo a nadie excepto a aquellas personas que ya tenían previamente tendencias neuróticas o psicopáticas, que sí las podían desarrollar. Como te estaba diciendo, ese tipo de experiencias psicodélicas Escohotado prefiere lo de psiquedélico, de ambas maneras puede decirse— no solo han sido las experiencias de conocimiento, de gnosis, más profundas que yo he llevado en mi vida, al lado de la meditación, sino también las más arrebatadoras y embriagadoras experiencias de felicidad que he tenido nunca. De felicidad cordial, de amistad, de sexo, de emoción ante el anima mundi… los momentos más felices de mi vida han sido los vividos bajo los efectos de esas drogas.

¿Se definiría como un místico sin religión?

Sí, sin duda. Un místico sin iglesia. Se proponen diferentes etimologías para la palabra “religión”. Una dice que proviene de “releer”, que está bien, es efectivamente reinterpretar las experiencias de tu vida. Otra interpretación dice que proviene de “religar”, volver a unir lo que inicialmente estaba separado, lo que la espada del demonio separó en la unidad del cosmos. Desde ese punto de vista la palabra religión me gusta, lo que pasa es que ese término en el mundo occidental ha quedado vinculada al concepto de iglesia. Iglesia en el estricto sentido de la palabra solo la hay en el cristianismo. Las tres grandes religiones monoteístas —judaísmo, cristianismo e islam— son idénticas entre sí, y nacidas de una revelación que es un camelo, una revelación no es más que un estado psicopático. Son experiencias esquizofrénicas como la de Pablo y su famosa caída del caballo a las puertas de Damasco. Sin embargo las religiones orientales son politeístas, allí los dioses son de función, no de raza, su santoral está formado por el dios de los herreros, el dios de los escritores, etc. Nadie ha ido nunca a la guerra en nombre de Shiva o de Buda. En cambio todas las grandes guerras de la humanidad han sido en nombre de Alá, Yahveh o Cristo. En dichas religiones monoteístas surge el concepto de iglesia y la definición de un dogma. Y en el momento en que defines un dogma viene la exclusión: los buenos y los malos, los fieles y los pecadores…

Aún así la sinagoga no es una iglesia, una sinagoga es una especie de púlpito donde cada rabino inventa su propia doctrina. La mezquita tampoco es una iglesia en sentido estricto. Así que como decía la iglesia solo existe en el cristianismo y por tanto claro que soy un místico sin iglesia, como todos los místicos de la historia universal en todos los ámbitos culturales y geográficos. El místico es un científico. El místico no cree en nada, no tiene fe. El místico es un científico que tiene un laboratorio: su cerebro. En él induce fenómenos mediante una serie de experimentos, que pueden ser las situaciones límite como el peligro, el arte, el éxtasis, la ingesta de determinadas drogas, la soledad, el ayuno… el místico provoca todo este tipo de experiencias y estudia las modificaciones que generan en su conciencia con la misma meticulosidad con la que un químico observa el movimiento de las bacterias, microbios o lo que se a través de un microscopio. Entonces llega a conclusiones universales. Lo que dice el místico chino, hindú, sufí o cristiano es exactamente lo mismo, usando obviamente un lenguaje y unas metáforas diferentes. Pero el meollo de sus conclusiones es la misma, de la misma manera que una química china y otra americana.

Ahora que menciona la ciencia, en los últimos años han proliferado estudios científicos y filósofos como Daniel Dennet que hablan de la religión y de los sentimientos que la inspiran como un fruto accidental del funcionamiento del cerebro. Es decir, algo puramente fisiológico, quizá fruto de la selección natural. ¿Perderían entonces todo su valor?  

En el mundo hay ahora una cuarta religión monoteísta además de las tres que te acabo de citar, que es la ciencia. El científico desempeña ahora el mismo papel que el hierofante en los templos egipcios en la época de los faraones. Su función era recibir a la muchedumbre de peregrinos  que llegaban al propileo del templo y se dirigía a ellos con toda una parafernalia, con instrumentos musicales y voz engolada diciendo “acabo de estar en el pronao y Ra o Amón me ha comunicado… etc”, lo que él creía que eran los secretos del universo, cómo funcionaba el mundo. Esto es lo que hace ahora el científico: se encierra en una torre de marfil y de vez en cuando desgrana verdades como puños en un lenguaje críptico, inasequible al profano y revestido de autoridad, que cada 20, 30 o 40 años se descubre que era falso porque cambia el paradigma científico. De la misma manera en que se ha ido pasando de Aristóteles a Newton y de Newton a la física cuántica… etc. Entonces en estos momentos sales a la calle y cualquier problema del que hables, por ejemplo el Sida, la respuesta inmediata del hombre de la calle es “algo encontrará la ciencia”. Es una cuestión de fe. Al desaparecer los dioses, los sacerdotes, las religiones… ese miedo que anida en el corazón del hombre, por el que surge la idea de un dios salvador exterior a nosotros que nos conducirá al cielo tras la muerte, hace que el científico pase a adoptar ese papel a los ojos del hombre de hoy. Antes te hablaba de la diferencia entre las religiones monoteístas y las orientales, en las segundas no hay revelación sino iluminación. Tras once años sentado debajo del árbol de Bo, llega un momento en que llega al éxtasis, al nirvana, se le rompe el cerebro, resuelve el kōan de la existencia. Es una iluminación desde dentro, eso es lo que hace el místico, es un fenómeno real, científico, no es un fenómeno de fe. Todo lo demás son pamplinas.

La situación actual en España es de enorme pesimismo, el futuro se pinta muy negro, ¿qué actitud deberíamos tener ante todo esto? ¿Indignación, resignación, esperanza…?

No me siento español. No soy español ni de ninguna parte. Tengo en mi casa del pueblo donde vivo —que eso ni es España ni es nada, es como Macondo— un cartel en latín que dice “Ubi bene ibi patria”, que significa “Allí donde estés bien, está tu patria”. Miguel Hernández decía “donde están mis zapatos está mi patria”. Si yo estoy bien conmigo mismo, esa es mi patria. Entonces no me hables de España, me resulta absolutamente indiferente. La he dado por perdida, España no tiene arreglo, parafraseando a Primo de Rivera es una unidad de destino en lo infernal. El problema de España son los españoles. Los españoles han andado siempre a la greña desde la época de las tribus, arranca de la prehistoria, es una maldición no secular sino milenaria. Están todos enfrentados, España es el país del mundo en el que más guerras civiles ha habido y esto es un frío dato historiográfico. García Lorca dijo que aquí pasó lo de siempre, murieron cuatro romanos y cinco cartagineses, y eso sigue pasando.

Hoy en día gracias a dios de forma incruenta, pero el espíritu que condujo a la Guerra Civil está vivo en las calles exactamente igual. La fragmentación de las autonomías, esto es un delirio español, que ningún extranjero con dos dedos de frente y los pies en el suelo entiende. El español es una cigarra. ¿España? Siesta, fiesta y zarzuela. Estamos en plena crisis, estamos verdaderamente al borde del precipicio y aquí van a suceder cosas muy graves, están ya sucediendo. ¿Y qué hace la gente? Está todo el mundo en los bares, aquí la fiesta empieza el jueves. En Soria empieza la semana que viene las Fiestas de San Juan, igual que el valenciano con las Fallas, el pamplonés con los San Fermines o el sevillano con la Feria de Abril, además de tener un mes entero de vacaciones —cosa que un americano o un japonés no entenderían en su vida— ,además de tener todos los puentes habidos y por haber porque aquí todos somos pontífices, además de tener fiestas de guardar y de no guardar a lo largo del año, además de no dar golpe a lo largo de la semana, porque aquí desde el jueves hasta el lunes por la tarde no trabaja nadie, encima llegan este tipo de fiestas y durante doce días, digo bien, doce días, se detiene por completo la actividad económica de la ciudad ¿Tú crees que puede levantar cabeza un país que vive de esa forma? Somos los PIGS junto a Italia, Portugal y Grecia porque hemos sido siempre pobres. ¿Es eso una casualidad o una causalidad? ¿Por qué los países del centro de Europa han sido siempre ricos y nosotros no? Parecía que habíamos salido de pobres, porque cuando entramos en Europa nos dieron un montón de dinero. ¿Y qué hicimos con ese dinero? Gastárnoslo alegremente, como la cigarra, sin pensar en lo que sucederá cuando llegue el invierno. Cargándonos con la burbuja inmobiliaria el país y el paisaje. Ha quedado un país devastado y ahora encima Europa tiene que volver a socorrernos. Somos los mendigos del mundo.

Este rescate que se está produciendo es una ineluctabilidad histórica. Te voy a citar cuatro fechas: siglo XVI, Felipe II, la Armada invencible. Se va al diablo el poderío naval, España pierde el dominio de los mares, le traen la noticia a Felipe II y lo pillan rezando y no se inmuta, “no envié a mis naves para luchar contra los elementos” y sigue bisbiseando jaculatorias arrodillado en un reclinatorio. Siguiente siglo, Batalla de Rocroi, los invencibles tercios españoles son derrotados por el Duque de Enghien y a partir de ese momento España es expulsada de Europa y nos convertimos en lo que somos ahora: el hazmerreír del mundo. Tercera fecha: el desastre de la pérdida de las colonias de 1898. Francisco Silvela, Jefe de Gobierno, ese día en que perdimos las últimas migajas, Cuba y Filipinas, escribe un artículo llamado España sin pulso. ¿Qué hacen ese día los madrileños? Llenan la plaza de toros, llenan las horchaterías, eran las fiestas de la Paloma… por favor, ¡Qué importaba que se hubieran perdido las colonias! Lo primero es lo primero. Y esto último del rescate que acaba de ocurrir es una continuación de lo anterior, es el golpe en la nuca del conejo. Así que por mi parte, que vengan los de la troika, que por lo menos pongan orden en nuestras cuentas y nos obliguen a trabajar, que es lo que no hemos hecho en nuestra puta vida.

Para ir finalizando, tiene usted 75 años…

Desdichadamente (risas)

¿A estas alturas qué le queda por hacer?

¿Qué es envejecer? Hay una anécdota que me gusta de Stevenson, uno de los más grandes escritores que han existido. Era un hombre de salud frágil y llevaba una vida bohemia. Un día fue al médico y este le dijo “Señor Stevenson, si sigue llevando esta vida morirá joven”, y  le respondió con una frase maravillosa: “doctor, siempre se muere joven”. Al comienzo de la entrevista te hablaba del carácter, hay personas que nacen viejas y mueren viejas, y personas que nacen jóvenes y mueren jóvenes. Yo nací joven y —aunque sea una locura porque igual me muero en 48 horas— me siento exactamente igual que como me sentía a los 20 años, y vivo de la misma manera que con esa edad. Viajo como cuando era un hippie de los años 60, de cuneta en cuneta, y, si hay que dormir en un templo, se duerme. No te creas que voy a hoteles de cinco estrellas, que los detesto. Si veo a una chica guapa por la calle como a esta fotógrafa que tenemos aquí, los ojos se me van detrás de ella, por desgracia los ojos de la chica mona ya no se van detrás de mí como cuando tenía 20 o 30 años. Pero quiero decir que tengo la misma actitud. Y de la misma forma que a esa edad tenía mil proyectos y me metía en la cama y se me ocurrían mil cosas, ahora igual: ya sea desde escribir un libro a crear un hotel de gatos en Castellfrío. Ahora estoy obsesionado con abrir un hotelito en Laos o en Camboya. Yo me doy cuenta de que quince vidas que tuviera no me bastarían. Envejecer es dejar de tener proyectos, detenerte. ¿Cómo es posible que la gente se jubile? La jubilación es una violación de los derechos humanos. Si uno quiere jubilarse allá él, ¿pero que te obliguen? Jubilarse es una enfermedad letal. Por eso tengo 75 años pero me siento joven. Mira que he hecho cosas… si alguien grita fuego corro, pero para acercarme al fuego. Me pasó el año pasado con el terremoto de Fukushima. Me pilló en Bangkok, y lo primero que hice fue irme a Japón y concretamente al propio lugar del terremoto, desde donde publiqué 35 crónicas. Toda mi vida la he vivido así, pero he procurado hacer las cosas con cabeza. No me he muerto en ninguna de estas aventuras y he procurado cuidar mucho el aspecto físico. He elaborado ese famoso elixir de la eterna juventud, por el que me tomo 70 pastillas al día, todas ellas de herbolario. Son sustancias que he ido encontrando buceando por una parte en la tecnología punta y por otra yéndome a los mercados, a los bazares, a los chamanes… esto de momento me permite la vitalidad de carácter que tengo, que sé que puede terminar en cualquier instante, qué le vamos a hacer. Así que esa vitalidad psíquica va acompañada de una vitalidad física que me permite seguir viviendo como he hecho siempre. Cuando me operaron del corazón, uno se plantea qué va a ser de mí a partir de ahora. Y entonces te das cuenta de qué es lo verdaderamente irrenunciable que hay en tu vida, aquello que si lo pierdes ya no te importa morir. Me di cuenta de que en mi vida solo hay tres cosas realmente imprescindibles. A mí me gusta mucho comer, también beber una buena botella de champán o de vino y me gustan mucho las mujeres… todo eso me gusta muchísimo. Pero yo puedo vivir sin follar y puedo rechazar la buena comida y el alcohol. Sin embargo hay tres cosas a las que no puedo renunciar: viajar, leer y escribir. Mientras pueda seguir haciendo esas tres cosas, seguiré sintiéndome igual de joven que me siento ahora.

Fotografía: Guadalupe de la Vallina

108 comentarios

  • “Yo soy un guerrero, jamás voté a ningún partido político”. Estas y otras perlas soltaba Dragó en los 80, cuando algunos todavía nos interesábamos por lo que salía de su pico de oro. Faltó poco para verlo coqueteando con la derecha más rancia justo cuando no pudo sacar más dinero de la tv pública socialista. Que se te vé el plumero, Fernando.

  • Me lo estaba pensando, pero acabáis de despejar todas mis dudas.

    Si sólo vais a ofrecer artículos zafios, insulsos y llenos de provocaciones baratas, amén de entrevistas a personajes rancios de la televisión y la farándula, pues oye, anulo mi suscripción y ya me pasaré por aquí si decidís volver a ofrecer contenidos de calidad.

    Que os vaya bien.

    • Caramba, que barbaridad, vaya cabreo, tranquilo/a, que en este mundo cabemos todos…

    • ¿Estás suscrita?
      ¿Por cuánto te sale?
      ¿Es muy caro?

    • Una amenaza escalofriante. La web podría llegar a perder varios céntimos en impresiones publicitarias.

      En la entrevista a Angels Barceló también he visto un comentario similar. Parece que hay gente que no se conforma con no leer lo que no le interesa, quiere que nadie más pueda hacerlo.

    • A mi no es un personaje que me entusiasme, pero tildar de zafia la entrevista…no sé no sé…tus prejuicios te pueden

    • Asa tu cabreo es excesivo, pero es verdad que las opiniones de Sánchez Dragó están sobrevaloradas, es todo un personaje… yo no he podido ni acabar de leer el artículo porque no dice nada más que tonterías…
      pero hay que leer de todo y en esta revista entrevistan a todo tipo de personas, unas veces más interesantes, otras no…
      un saludo y no dejes de leer la revista…

    • Los demás podremos vivir en tu ausencia,do not worry…

  • Que alguien suelte alegremente memeces del tipo “la ciencia es otra religión” y se quede tan pancho, dice mucho de la intelectualidad de este país.

    • es que para mi Sánchez Dragó es un ejemplo claro de “intelectual” sobrevalorado de este país… a este tipo se le escucha, se le lee… y la mayoría de las cosas que suelta son tonterías sin pies ni cabeza…

    • Pues lleva toda la razón, hoy todo el mundo aplaude lo que dice la ciencia, lo entienda o no, quiere decir que la mayor parte de la gente que tiene a la ciencia como religión no tiene ni puta idea de qué está hablando, pero como es ciencia, ala… a alabar.

      Tu pon en tu muro de FB que los neutrinos al final no son más rápidos que la velocidad de la luz y verás cuantos Me gusta tendrás en una hora, después ve y pregunta a esos que si realmente saben a qué se refería.

      • Bueno pues que diga que la gente se cree cualquier noticia que salga etiquetada con la palabra ciencia x ej. Pero decir que “la ciencia” es una forma de religion eso si que es ser un ignorante atrevido.

  • No cada región sino cada pueblo de España es el mejor del mundo entero.

  • “Creo que la democracia ha llegado a su punto final. La democracia es un régimen político con sus virtudes y sus defectos, como todos los sistemas, y que cumple su función. Creo que en estos momentos —y no lo estoy defendiendo, no mates al mensajero— como observador me limito a señalar que hay un nuevo sistema político que emerge con extraordinario vigor que es el sistema chino: libertad económica y autoridad política”

    Este personaje… se da cuenta de que el mismo no podría existir ni opinar en ese mismo sistema político?. Que seguramente estaría metido en algún centro de re-adoctrinamiento del partido?. Si es así, pues me apunto a ese sistema y así al menos nos libramos de estos payasos.

    • Este personaje, en otro sistema político, tendría la misma habilidad para arrimarse al poder y comer de su mano que tiene en este sistema.

    • tienes toda la razón, repito lo que he escrito en otro comentario anterior, creo que este personaje está sobravalorado… un “intelectual” cutre…

  • Me encanta, me he reido un montón. Me acuerdo cuando envió la carta para que lo declararan apátrida… me gusta escucharle y a Boadella también, envejecen bien. Sin embargo Serrat y Sabina se les va ya bastante la pinza… Me lo he pasado muy bien con la entrevista, gracias.

    • Este tío es un crack! Hace lo que quiere, dice lo que quiere y vive como quiere. Siento envidia hacia su libertad y creatividad.
      Entiendo que haya gente a quien no le guste, porque en algunas cosas suelta cada filípica que es casi inaguantable, pero sólo por su enorme bagaje cultural, y por lo bien que se expresa, me gusta leerle y escucharle.
      Bien por jotdown!

  • No entienden nada. Se siguen fijando en lo que hace en lugar de lo que dice. Para colmo el artículo abre:

    “Hace poco citaba una frase de William Blake: “La persona que jamás cambia de opinión es como el agua estancada: su mente cría sabandijas”. Supongo que por su trayectoria personal se sentirá especialmente identificado.

    Sí, efectivamente. Pero habría que matizarlo un poco. El que no cambia nunca de opinión es que está muerto, es un marmolillo.”

    El que no entiende, el que siga navegando sobre el pantano de la superficialidad que no comente. Donde juegan los grandes no comentan los chicos.

    • Totalmente de acuerdo. Además, no sé si habrá soltado ya esta “autodefensa” a sabiendas nada más empezar (con ayuda del señor J. Bilbao); es de suponer, debido a que vamos a comentar la entrevista un montón de españoles. Muchos de los cuales, por otra parte, se negarán a leer el resto del texto tras ésto; cosa muy patriota, por supuesto.

      Y a denigrar.

  • Este sujeto que habla de que en Japón le dicen que en España se vive sin trabajar lo que debería además reconocer es que lo dicen por él. Se levanta de Telemadrid 24.000 euros al mes por 4 programas de televisión que graba en dos días y que nadie ve. La Aguirre cuida muy bien a sus “intelectuales” orgánicos. Es un jeta y ya sin gracia.

    • 24000 euros mensuales? Privatización de Telemadrid ya mismo. Cómo es posible que individuos encantados de haberse conocido, que se consideran “apátridas”, “anarquistas” y demás adjetivos para hacerse los interesantes luego estén tan agustito mamando de la teta del Estado?

      No tenemos por qué pagarle los lujos a un señor que reniega de su país e incluso se permite insultar a todos sus habitantes llamándonos vagos.

  • Madre del amor hermoso… La próxima vez que queráis sacar a un místico-esotérico pagado de sí mismo, entrevistad a Alan Moore, que por lo menos es ingenioso. Lo de este hombre es de vergüencita ajena, la verdad.

  • El pueblo de Soria donde vive Sánchez-Dragó no se llama Castellfrio, se llama Castilfrío de la Sierra.

    Perdón me dejé el acento en su apellido jejeje.

  • Vaya personaje más fantoche. Le vi en la tele el sábado y me dio vergüenza ajena ver como hablaba sobre como decía que le trataba la gente cuando llegó a España tras el boom de las lolitas japonesas (digo boom porque lo mencionó unos años antes y no se armó tanto revuelo: http://www.meneame.net/story/historia-drago-japonesas-esta-publicada-desde-hace-26-anos )

  • Lo científico son pamplinas… The real thing de verdad de la buena, vamos, lo científico, (ahora sí: cien-tí-fi-co, la otra ciencia son chorradas, salvo la que sintetiza esas pastillas vigorizantes con tecnología punta, claro) es esperar una iluminación interior que te vaporice el cerebro llevándote a un éxtasis místico que resuelva el problema de la existencia después de pasarte una pila de años debajo de un árbol mirando como crece la hierba (que has de fumar). Todo sea entendido en sentido figurado, por supuesto.

    Vale.

  • “los momentos más felices de mi vida han sido los vividos bajo los efectos de esas drogas.” Si con 70 años esa es la impresión que me ha quedado de mi vida me pego un tiro.

    • Hay un abundante grupo de gente que afirma que el momento mas feliz de su vida es el mundial de 2010, hay gente para todo…

  • Un tipo cojonudo. No debería morirse en otros cien años por lo menos.

  • Asa ha hablado por mí, así que no diré más.

  • Gracias…
    Las verdades escuecen para algunos…
    Continuad con vuestra línea de trabajo

  • Después de leer la entrevista, tendré que decir que Dragó es un apátrida que añora extraordinariamente las glorias del Imperio español; un ser sin ego que sólo domina un tema: él mismo; un señor que no ha pisado en su vida una oficina, un taller o una fábrica y ha obtenido una buena parte de sus ingresos de televisiones sufragadas por los ciudadanos con sus impuestos, pero que tiene el cuajo de pontificar sobre lo mal que trabajan esos ciudadanos llamándoles “vagos”; un anarquista que nunca ha dejado de arrimarse al poder en su propio beneficio; un tolai que se traga las mayores patrañas del esoterismo y que se permite hablar sobre una ciencia de la que desconoce todo, porque tengo claro que no ha abierto un libro de divulgación científica en su puñetera vida; un tipo que habla de evolución y de cambio cuando llevamos oyendo de sus labios las mismas rutinas cómicas desde hace 30 años, por lo menos… podría seguir con otras de sus incoherencias (no confundir con “contradicciones”), pero creo que ya es suficiente.

  • No comparto muchas de las ideas expresadas por Dragó pero, después de leer alguno de los comentarios,cada vez tengo más claro que en este país nos falta gente como este tipo que hable claro y sin miedo al que dirán.

    • Yo incluso compartiendo algunas de las ideas expresadas por Dragó ,leyendo al mismo, cada vez tengo mas claro que en este país lo que sobran son los tipos que piensan que todo el mundo es gilipollas menos ellos.

    • Nos falta gente que hable claro pero que predique con el ejemplo, no un parásito del Estado que al mismo tiempo reniega de él de cara a la galería.

  • Pero como le dais bola a este iluminado? no más porfa…

  • Jajajajajaja otro “liberal” que encontró “LA VERDAD” viviendo del dinero de los impuestos que le dan sus otros amigos “liberales”, Esperanza, Aznar… Este movimiento de iluminados liberales me parece lo más ridículo que he visto en mucho tiempo.

  • Me parece una entrevista cojonuda, sin desperdicio. Dragó es un provocador nato y juega muy bien sus cartas. No hay más que leer los comentarios de sus detractores, para darse cuenta.

    • Eso es indudable pero cada vez estoy mas convencido que el que solo aspira a provocar esta admitiendo la mediocridad de sus cartas.

    • No hay más que ver a los mongolos que le ríen las gracietas a Dragó para darse cuenta de la verdadera talla del personaje…

  • Si por algo me gusta leer esta revista es porque encuentras artículos de todo tipo y para todos los gustos. Pero veo que saltan chispas cuando se leen cosas que no gustan, flipo con algunas reacciones, la verdad. Cuando se entrevistó a Rosa Díez igual, y luego se critica a Sánchez Dragó por decir que la democracia está en su punto final… A mi me parece que Sabina dice muchas soplapolleces en ciertos temas, pero no me impide admirarlo por otras ideas y por su música. De todo el mundo se pueden sacar cosas buenas, que no todo tiene que ser blanco o negro, joder.

    De vez en cuando leo artículos de Sánchez Dragó y no estoy de acuerdo en muchísimas cosas, pero siempre saco un punto de vista diferente y que a la vez me parece interesante. Y de hecho en esta entrevista he leído muchas cosas muy interesantes que merecen ser leídas por todo el mundo, buscarnos a nosotros míos y desprendernos un poco de lo material (que tal como está la cosa tampoco es mucho). Es verdad, hemos perdido el puto juicio.

    Aunque joda, tenemos lo que nos merecemos porque es lo que se ha cosechado durante muchos años, y aquí estamos, nada cambia. España es un país de una riqueza (cultural en todos los aspectos) de la hostia, pero nos vamos a pique y siento ser pesimista, pero esto no hay Dios que lo levante, así que en poder me voy.

    Pero bueno, a seguir despotricando y a partiéndonos el culo con los chistes de “Gracias, Sara.”, que somos unos salaos.

    Qué pena de país…

    P.D. Si puedo criticar algo de JD, es que pongáis los titulares más “sensacionalistas” de cada entrevista cuando resultan ser lo más insignificante de la misma. Si estás dispuesto a leerte semejantes tochos no necesitas poner LSD en el título. Pero bueno, es una opinión. Eso sí, seguid entrevistando a quien os salga de la punta, el día que tengamos que votarlo será el principio del fin.

  • “¿Imitar un sistema que nos ha llevado al desastre? ¿Cuál es la raíz del desastre económico del mundo occidental? Tiene nombre: un “malhechor” que se llama Keynes.”

    Sin ser un defensor de Keynes, gilipolleces como estas que suelta cualquier ignorante con ínfulas de intelectual me desquician bastante. El “desastre económico del mundo occidental” no es tal: pertenecemos a la sociedad más próspera y justa de la Historia, aún en una de sus peores crisis.

    • No entiendo por qué cierta gente se agarra estos emputes con SD: no sé, o son demasiado jóvenes y no conocen al personaje, o tienen edad suficiente para conocerlo y andan siempre deseando que fuera distinto de lo que es. Éste tenía un programa que se llamaba “La luna” y se emitía en TVE cuando Alfonso Guerra tenía mando en plaza, que ya es decir, para que luego me venga a presumir de no vivir de los abrevaderos del poder, y ya desde entonces decía bastantes de las cosas que dice hoy día. Luego se arrimó a Aguirre en Telemadrid y le va de fábula. Cojonudo por él. ¿Que es un ególatra? Bueno, como tantos otros. ¿Que ha leído bastante? Parece ser que sí, aunque no sé si tantísimo como dice. Es un tipo hábil, siempre bien relacionado y por eso ha salido adelante, eso es innegable. Que caiga más o menos simpático, eso ya me importa menos: será que estoy harto de progres de los más guai y acaban siendo unos cabrones de cuidado, además de vivir de espaldas a la realidad. Al menos con éste y alguno que otro que hay por ahí no caben engaños, al margen de lo de acuerdo que se pueda estar con ellos. Y lo que dice de España, mal que nos pese, es bastante cierto, no tenemos remedio. Y en cuanto a los que llevan esta revista, suscribo al 100% lo que decía otro lector: sigan publicando lo que se les cante de allí mismo, que el día que se dejen llevar por la memez de si el entrevistado es facha o rojo, entonces sí que se habrán ido a la mierda…

  • BS. Sería el perfecto tertuliano.

  • Gracis por entrevistar a este interesante hombre

  • No sé, dice alguna cosa interesante, pero este tío es incapaz de estar sin hablar de él mismo o autocitarse 5 minutos, y eso me enferma. Y que deje de teñirse el pelo, coño, la imagen mental de Dragó inclinado sobre su lavabo aplicandose farmatint es realmente aterradora.

  • Les recomiendo la entrevista-conversación de Dragó en el Mondo Brutto nº 26-27. Al menos dice menos tonterías.

    • La leí ayer y decía que, si tuviera menos años se habría ido a Génova, a protestar contra el FMI. En lugar de eso, ha terminado muy cerca de la calle Génova. Y toda la parte del siglo IV, de Buda, Confucio y demás, estaba en la entrevista de MB prácticamente literal

  • Buena entrevista. Ojo ese corrector, que no son “nestolianos”, sino “nestorianos”.

    Pero se equivoca Dragó con lo de que jamás nadie fue a la guerra en nombre de Shiva. Debería informarse sobre las barrabasadas del BJP y el Shiv Sena, el partido fanático hindú que ensalza a Hitler y que alentó las matanzas de musulmanes en Gujarat durante la década pasada.

    Por otro lado, qué desperdicio de fotos. ¿Por qué esos primeros planos? ¿Esos desenfoques de novato? ¿No importa el “contexto”? ¿No habría tenido más gracia ilustrar todas esas declaraciones sobre la inepta clase trabajadora española con el impresionante atrezzo del domicilio del entrevistado?

    • Pues a mí las fotos me gustan, sobre todo esa del piano, tocando con los dos deditos…ya veo la escena:

      “-Señor Drago, deje de mirarme el canalillo y haga algo cotidiano…no sé, toque el piano

      -Querida, yo toco el piano con mi miembro todas las mañanas tras la ingesta de la pastilla 65…

      - Quedaría un poco mal, ¿no le parece? Esta revista es seria.

      - Bueno, entonces con las manos”

  • Es magnífico… Dragó es necesario. No estoy de acuerdo con él en bastantes cosas, pero se le da bien zurrar a los políticamente correctos. Por eso conviene que siga estando presente. Como cuando habla de la ciencia y aquí alguno que otro se rasga las vestiduras. Porque efectivamente, la ciencia también es un producto histórico, como la religión, y sus verdades no son reveladas desde lo trascendental -como la religión-, sino que son construidas por los hombres. También es util para comprobar cómo sigue funcionando el maniqueísmo en este país de dogmáticos y sectarios. Dragó ataca la socialdemocracia, luego es un facha coleguita de la Espe… seguimos funcionando con esquemas tan triviales y básicos que es normal que nos inventemos pifostios y greñas donde lo más que hay es incomprensión e ignorancia.

    • Confundir con un valiente polemista a un anciano terrible (porque “enfant” ya no le pega) que compite consigo mismo para soltar una burrada más gorda que la anterior, a ver si se le hace algún caso, es un grave error. A mí me gusta mucho George Carlin, que daba estopa de la buena y estaba en las antípodas de la corrección política, no este fantoche

      • Yo no confundo nada, Drago provoca polemicas, queriendo o no que es lo de menos, absolutamente, y para muestra esta seccion de comentarios. Los juicios psicologistas sobre este u otro señor a mi me importan muy poco, porque no me interesa la vida de los demas. Lo que pasa es que uno de los vicios contemporaneos es el de confundir lo que dice alguien con lo que hace ese alguien, como si ambas cosas tuvieran que ir en sintonia. El mayor de los canallas, el mayor de los majaderos, el mas imbecil de entre los imbeciles puede decir cosas interesantes, porque las ideas no son patrimonio del que las dice. Pues bien, si Drago dice cosas interesantes -y a veces las dice- de justicia es admitirlo, y es falaz y pura sofistica negarlo porque es un “fantoche”, que es como decir “porque me cae mal”. Si te cae mal con tu pan te lo comas, no es mi problema. Evidentemente todo esto es extensible a cualesquiera personaje. Hace falta un poco de objetividad, eso que algunos antropologos llaman punto de vista “etic”, y menos pre-juicios por las razones que sean

    • ¡¡ Si señor !!

  • ¡Vaya! El Tea Party jotdowniano no califica la entrevista como vacua, mamporrera o blanda. :P

    Otro de tantos que predica mucho pero calla aún más.

    • Sigues con los tópicos? Tea party? derecha rancia? la caverna? el sindicato del crimen? Ilústranos, amigo, con lo que calla Dragó. No nos dejes con la miel en la boca, por favor.

  • hay quien le resulta insoportable ejercer la lectura crítica, encontrándose a gusto exclusivamente en el caldo de cultivo de la lectura asentiva… es bueno leer al enemigo, porque del antagonista se aprende mas… sigan en esta línea, gracias

  • “…vendrán a tirarse a nuestras mujeres”. Pero éste, ¿De qué va? Las mujeres no somos de nadie, menos de un hombre y además nos defendemos perféctamente. Viejo machista absurdo
    Se le llena la boca de palabrería y el alma de estupideces.

    • Que se puede esperar de este personaje…que lleva viviendo de amistades y rentas más de media vida y quiere dárselas de iluminado salvapatrias.

  • No he podido ni acabar de leer la entrevista…

  • Muy interesante, aunque critico su ideología incoherente de ser liberal y despotricar contra el Estado del Bienestar pero cobrar del erario público suculentas cifras para viajar y ser ciudadano del mundo. Independientemente de eso, es una buena entrevista de la que se aprende mucho; animo a traer pensadores así.

  • el nivel de incongruencia cuando habla de política, solo compite con las absurdas respuestas que dió david gistau hablando de política y fútbol . otro fantasma igual que éste

    lo único decente es cómo describe a los españoles

  • A Sánchez Dragó le sobra palabrería y discurso y le falta coherencia. Habla de Estado del Bienestar, de parasitismo, de vaguería y de la cigarra, cuando él gana dinero de los contribuyentes madrileños.
    Dice auténticas burradas como que las drogas alucinógenas no hacen daño a nadie. Que se lo digan a Syd Barrett (líder de Pink Floyd hasta que el LSD le pudrió el cerebro).
    También se arranca a hablar de sistemas políticos como el chino comparándolo con un adolescente en casa de sus padres (?), la mayor gilipollez que he oído en mucho tiempo.
    Y ya cuando se pone a hablar de conocimiento y de ciencia es de traca. Dice primero que todo lo que se dijo en el s. VI a.C es el saber originario del hombre para luego reconocer que los modelos cambian año tras año.
    Y conozco a muchos jubilados que estudian y aprenden cosas todos los días. Su supuesta superioridad moral viene de prejuicios, nada más.

    La conclusión que extraigo es que este tío se ha sabido mover entre aguas para medrar y llevar una vida tranquila (como buen español que es, aunque el reniegue) y ahora vende una supuesta desconexión esotérica que engaña a pocos. Se quiere definir como inclasificable, como un místico sin religión, cuando en realidad no es superior a nadie por mucha egolatría que practique y mucho asco que le den el resto de los mortales.

    Eso sí, se aprecia su sinceridad a la hora de soltar el discurso y las referencias culturales (porque es muy culto y muy inteligente, eso nadie lo duda).

    Gran trabajo.

    • Magnifico comentario, no podría estar más de acuerdo. Me ha ahorrado escribir para desahogarme. Gracias.

  • Recuerdo que hace años que Dragó escribió (hablando de Estados Unidos) algo así como que por encima de cualquier otra cuestión, lo que define el alma cultural de un país son la cantidad de voces sobrevaloradas de las que adolece su panorama intelectual. Usted se lo dice todo, Fernando. Siempre fue una parodia de sí mismo, pero ahora más que nunca. Y España es una mierda, claro que lo es. Y usted una voz sobrevalorada. SIempre lo fue.

  • “No basta con saber escribir, también hay que saber empatizar. ” Norman Mailer
    Dragó, empatía: 0

  • Este hombre, se quedó en una eterna promesa y su ego le ha devorado.

    Como anécdota, hace años escuché a este hombre decir que justificaba la guerra de Irak porque que le había salvado la vida. Todo para justificar su simpatía con Aznar. Por cierto se ha pasado años como funcionario sin oposición con un programa en el gabinete de prensa de Esperanza Aguirre.

  • Lo único malo de la entrevista es que no la he hecho yo. Me corroe la envidia pero Jot Down se suma otro tanto.

    Pienso que es una magnifica entrevista para acercar al público el discurrir de este pensador, pero leyendo los comentarios me temo que sólo nos ha gustado a los que ya le conocíamos.

    Por cierto, ignoro cuanto cobrará por hacer Las Noches Blancas pero cualquier cifra me parece poca teniendo en cuenta que es el único programa de literatura en TV con escritores de verdad. Al que no le guste, Gran Hermano.

    Así nos va la comprensión lectora.

  • El apátrida y ácrata denunciando la decadencia del estado del bienestar y nuestra ‘vagancia’ cuando se levantó 6.000 euros semanales durante tres años de las arcas valencianas por un programa de hora y media realizado con dos cámaras y tres focos (añadan lo saqueado en Telemadrid y TVE). Váyase a hacer shibari con su vecina la liberal…

  • Jodó, a mitad de entrevista lo he dejado. Dragó es un claro ejemplo de que las drogas SÍ dejan secuelas a nivel neuronal. Seguro que no se cree ni la mitad de las cosas que dice pero le puede lo de mantener la pose de rebelde inconformista que dice cosas en apariencia elevadas pero con la profundidad de un guá.

    Na, no es más que el abuelo Cebolleta y sus batallitas…

  • La tortura perfecta debe ser escuchar a este y a Pedro Ruiz en bucle interminable. Y con pelis de Apichapong de fondo…

  • Otra muesca más en la colección de Jot Down. ¿Tendremos pronto por aquí a Belén Esteban, Chencho Arias y Carlos Herrera?

  • Se nota que es politicamente incorrecto, aqui todos los que siguen el discurso universal le meten caña. A algunos no les gusta que se les trastoquen sus arraigadas creencias.

    William Blake: “La persona que jamás cambia de opinión es como el agua estancada: su mente cría sabandija”

    Sigan pensando por si mismos como lo hacen hasta ahora,parece que les va bien.

    • Sí, acabas de demostrar que tú piensas por tí misma… ¿Por qué será que los más apegados a un culo que besar son los que más facultados se creen para impartir lecciones?

  • Lo siento mucho, he sido incapaz de leer más de dos respuestas. Si este hombre representa lo políticamente incorrecto y la opinión contraria a la tendencia general de la sociedad, estamos de enhorabuena, porque solo se trata de un pijo imbécil con ínfulas intelectualoides. Lamentablemente creo que hay bastantes más como él en este bonito país…
    Por cierto, me encanta JotDown, pero a personajes tan repugnantes como este, tenéis que ponerlos un poco entre la espada y la pared.

  • Siempre vendido al pòder, de acuerdo, culpable de saber vivir, pero este tipo ya gritaba hace 30 años que españa no existe y lo continua haciendo. Uno de los pocos que tuvo huevos a decir el 11-s lo que pensaba sinceramente.
    Vendido SI, pero jilipollas no……
    Lo patético es que penséis que va d e intelectual, pobres inocentes!!!! drago simplemente ama la vida del vago y la practica. Y eso es anarquismo.

    • Contesto a la tal michelle, no a la entrevista ni al entrevistado.

      Dices: “drago simplemente ama la vida del vago y la practica. Y eso es anarquismo.”

      No sé cómo lo has estudiado tú o cómo te lo han enseñado, pero eso no es anarquismo. El anarquismo y su puesta en práctica es algo tan agotador que los vagos no tienen lugar en él.

      Salud.

  • Este tipo es listo, pero también increíblemente gilipollas.

  • Grande Dragó

  • No puedo opinar. Así como por la tercera respuesta me dio un mareo. Qué personaje tan agotador, por dios santo. Él sí que es un peazo marmolillo.

  • Las generalizaciones que ha hecho este provocador son inaceptables. Sobre todo lo referente a vagancia congenita. Lo de las vacaciones resulta curioso, pues parece que poco tiempo de su vida se haya visto trabajando bajo un contrato laboral ordinario, y a si es muy facil opinar.

  • La mejor descripcion de este personaje ya esta echa:
    http://youtu.be/fHdKaKPW50Q

  • No hya más que ver que tochacos de respuestas a las mínimas preguntas del sufrido entrevistador para vislumbrar las paridas que pueden hallarse ahí. Y sí.

  • Me gusta Dragó, pero como alguien apuntaba ayer en twitter, creo que también es de los que mojan el dedo y lo sacan por la ventana antes de opinar.

    No hace mucho, Dragó escribió unos posts en su blog desde Camboya justo cuando yo andaba por allí. Comentaba cómo le apetecía una tortilla española y se fue a un restaurante de Angkor Wat a que se la hicieran. Poco después, pasé por el que creo que es el mismo restaurante y tenían un plato llamado “tortilla español”. Me juego las pelotas a que Dragó pasó por allí, se metió en la cocina y les dijo cómo cocinar.

    Dragó, que tanto odia España (yo a veces también), lo primero que hace nada más llegar a un país es irse al restaurante español de turno; y si no, les enseña.

  • Este hombre me cae bien. Es un pícaro culto, un superviviente listo. Y me cae bien porque creo que no ha participado (o si lo ha hecho no ha trascendido o no lo ha sido en cantidades significativas) en ningún saqueo de dinero público con la excusa de la cultureta. Un caradura con encanto. Alguien que puede en cualquier momento contar con Arrabal por ejemplo, o que ha compartido mesa con García Calvo, o Caro Baroja pues en fin. Rara avis. Irrepetible. ¿alguien ha visto mayor pluralidad que en su programa literario de TV?

  • Me gustó la entrevista, como suele ocurrir,hay cosas buenas y cosas malas o absurdas.
    Me parece que tiene mucha razón en la autorresponsabilidad y en la asfixia de la libertad, así como que Europa se va a convertir en un reducto de una antigua cultura, en puro servicio turístico.
    También la ciencia como religión. Es cierto. No se refiere al método científico, sino a la fe ciega con la que a uno le dicen algo y se lo cree. No duda ante eso, que es precisamente lo más científico.
    Pero cae en ciertas contradiciones como asegurar que siempre cambia para luego sacar pecho de que acertó un pensamiento suyo de hace tiempo.
    Tampoco dice la verdad con España y las vacaciones. He vivido en Alemania y allí no solo tienen el Oktoberfest que dura tres semanas (al menos en Stuttgart), sino que además tiene también el Frühlingfest, que es la de primavera. A eso añadir los mercados de Navidad, que se convierten en otra festividad, estar todo el día fuera tomando vino caliente con canela (tan repudiable como la bratwurst con curry y ketchup).

  • Qué gato más bonito.

  • Genial Sanchez Dragó, la mente más lúcida de este país. Cómo os gusta criticarle eh… Ladran, luego cabalgamos. Bravo Dragó, no cambies nunca, o mejor aún, cambia todas las veces que quieras.

    Jot Down, sois lo más grande que le ha pasado a la prensa de este país. No me cansaré jamás de leer vuestras entrevistas y artículos.

    Ay Dragó, si tú nos gobernaras… En fin, te tirarían piedras en este país de mierda que tenemos.

    Hala, ciao.

  • El mismo Dragó lo dice: “lo que más me ha enseñado en la vida han sido las ingestas de LSD”. No “tomar LSD”, o “experiencias con el LSD”. No. “Ingestas”. Así está el hombre.

  • Durante los ocho años del gobierno de Aznar, este señor fué el cultureta oficial de la derecha con su programa de televisión sobre libros… Acabó el gobierno de Aznar, y su gran amiga Esperanza Aguirre le enchufó en Telemadrid (también llamada Tele-Esperanza)… así lleva años, saltando de pesebre en pesebre de derechas. Poniendo verde a todo el mundo, menos a los que les da de comer (el PP)…

  • Buenas fotos.

  • Dragó es una persona que tiene una opinión de la vida muy interesante. Es cierto que a veces sus comentarios son “polémicos” y generan bastante odio (como sus referencias a Franco, que nunca entenderé), pero la verdad es que cada vez que leo sus entrevistas, me cae bien el hombre. Muy buena entrevista, como siempre.

  • Excelente entrevista a este “pensador” (pensar, pensamos todos) pintoresco. Lo conocí hace muchos años con aquella delirante “Historia mágica de España” y lo he seguido interminetemente por curiosidad y a veces por pura diversión. Lo que no me divierte tanto es que nos tome el pelo descaradamente con su obsesión por denigrar todo lo público cuando él, precisamente él, lleva mamando de las ubres del Estado, o la Comunidad autónoma correspondiente, desde tiempo inmemorial. De esta manera ha conocido tantos países exóticos, con puestos en las embajadas pagados con dinero de los odiosos impuestos de los holgazanes españoles.
    ¿Porqué no trabaja en las cadenas privadas? Suelta sus diatribas contra el estado del bienestar y se queda tan fresco. Lo peor de todo esto es que hay mucha gente que le ríe las gracias.

  • Independientemente de que coincida politica, social o espiritualmente (o no) con este señor, es una maravilla leerle o escucharle. Con todas sus contradicciones. ¡Que viva por muchos años, señor Dragó!

  • es un español raro, por lo interesante.

  • No está nada mal, 97 comentarios para ser un tipo al que en este post se tacha de personaje rancio de la televisión y la farándula, entrevista zafia, de que las opiniones de Sánchez Dragó están sobrevaloradas, …
    Todos los de este post hemos leído lo que dijo y prestado nuestras opiniones, … ya hizo lo que una persona extraordinaria puede hacer, que se le atienda incluso desde la desatención.

  • Me parece un charlatán. Ciertamente juvenil, hasta con un punto ingenuo -que asoma cuando se considera a sí mismo respecto al mundo-, y tremendamente inofensivo.

  • Hace un buen puñado de años llegó a mis manos un libro de SD llamado “Camino del corazón”. Me gustó tanto que volví a releerlo pocos meses después. Sólo por lo que disfruté con esas páginas procuro leer las entrevistas que le hacen en los distintos medios. Veo como algunos comentarios del artículo de JD derivan hacia el tema político y me da coraje que no se valore a las personas por lo que les ha llevado a donde están (en este caso la literatura) y si por sus filias/fobias políticas.

  • Podrás estar de acuerdo o no conn este señor.pero yo disfruto con él.

  • ¡Madre del amor hermoso! ¡Menudo sermón! ¡Qué aburrimiento! No tengo el honor de conocer al Sr. Bilbao, a quien prometo seguir con atención. En esta entrevista es como si no hubiera estado, como si hubiera adivinado que no era necesario; es como si hubiera dejado al entrevistado pronunciar su “eclesiastés” de un tirón y luego hubiera adecuado las preguntas al párrafo. No es una crítica malvada, me parece una acitud inteligente delante de semejante torrente de nada.

  • Muchos creían que Jot Down iba a ser el esquinazo de la progresía del que poder seguir inyectándose. Pero no. Aquí caben todos. Y todas, como diría la ministra.

Responder

— required *

— required *