¡Feliz cumpleaños, Noam Chomsky! - Jot Down Cultural Magazine

¡Feliz cumpleaños, Noam Chomsky!

Publicado por
ch2

Foto: Cordon.

El día 7 de diciembre, Noam Chomsky cumple años. Nacido en Filadelfia en 1928, este octogenario es uno de los pensadores contemporáneos más reconocidos del siglo XX y lo que llevamos del XXI. La política y la lingüística son su fuerte. Corría el año 1957 cuando publicó su primer libro(1), un compendio de clases que había preparado para sus estudiantes del MIT. Tiempo después, Chomsky recordaría que, en aquella época, la editorial Mouton sacaba montones de cosas inútiles y así fue como se colaron sus clases en una publicación europea. Dos años más tarde, en 1959, publicó un artículo(2) en el que criticaba un libro, el de Burrhus F. Skinner(3), cuya teoría, el conductismo, dominaba por aquel entonces la psicología y tenía repercusiones significativas en la lingüística y los estudios sobre adquisición de lenguas. Según esta línea de pensamiento, toda conducta era el fruto de asociaciones repetidas entre estímulos y respuestas, incluido el lenguaje. A esto, Chomsky respondió que la capacidad para comprender y producir lenguaje no se podía explicar en términos solo empíricos, por inducción. Cuando aprendemos un lenguaje somos capaces de generar todo tipo de expresiones que antes no hemos oído, por tanto, nuestro conocimiento es más profundo.

Con la publicación de estos trabajos, Chomsky empezó a cambiar la lingüística. Se cuestionó el conductismo, y la idea de la gramática universal y generativa se puso de moda. Se plantearon preguntas como: ¿qué aspectos del lenguaje se pueden manifestar sin ayuda de la experiencia? ¿Aprendemos el lenguaje al imitar a los padres, o tenemos un instinto? Chomsky parte de la observación de que el lenguaje es infinito no hay límite en el número de oraciones que podemos producir y comprender. Sin embargo, los elementos que configuran el input que recibe el niño que aprende la lengua sí son finitos. La cuestión es cómo el niño es capaz de comprender y producir un número infinito de expresiones lingüísticas utilizando un número finito de elementos.

La idea no es del todo nueva. Un grupo de académicos de la Edad Media, los Modistae, y más tarde, durante el Renacimiento, los de la escuela francesa Port Royal, creían que todas las lenguas se basaban en una gramática universal que reflejaba la estructura de la mente de dios. Chomsky, que de muy joven había leído los textos de estas dos escuelas, desarrolló su oposición al conductismo en esa línea. Él mismo traza la filiación de sus ideas al siglo XVII e identifica su punto de vista con el de los grandes filósofos racionalistas, sobre todo Descartes, y lo contrasta con el de los pensadores británicos de la corriente del empirismo que mantenían que la mente es una tabula rasa y que todo el conocimiento deriva de la experiencia. Para Chomsky, la mente es un sistema bello, cuya construcción es visible en el lenguaje. El que resuelve el enigma del lenguaje se lleva el primer premio: el conocimiento sobre la estructura del pensamiento.

Así formuló Chomsky la idea de que la capacidad de controlar las estructuras gramaticales es innata, genéticamente determinada. La gramática es generativa en el sentido de que se genera, se crea. La pregunta que se debe hacer el lingüista es: ¿Cómo hacer una descripción finita de algo infinito? Debemos pensar en la gramática como si fuera un dispositivo que junta trozos de oraciones siguiendo unas reglas precisas, de manera que se generan oraciones correctas. Si hay unas reglas que se pueden aplicar a su mismo resultado, es decir, recursivas, entonces es posible que las gramáticas finitas generen lenguajes infinitos. No solo hay que describir el conocimiento sobre el lenguaje sino la competencia lingüística, de ahí que una gramática generativa deba constituirse en una descripción de conocimiento y competencia. Por tanto, la gramática universal se define como el conjunto de principios y parámetros que constituyen las lenguas y que son el resultado de nuestra capacidad y competencia innata.

Los intelectuales están en posición de exponer las mentiras de los gobiernos, de analizar las acciones en función de sus causas, motivos y a menudo intenciones ocultas. (Noam Chomsky)

Del mismo modo que las ideas de Chomsky revolucionaron la lingüística en los años sesenta, sus ideas políticas también han suscitado un enorme interés. La política le preocupó desde niño. Con solo diez años publicó su primera pieza en el periódico de su escuela: un editorial sobre la caída de Barcelona durante la guerra civil española. Cuando en su primer año de universidad se topó con Zellig Harris, profesor de lingüística con ideología de izquierda sionista opuesto a la idea de un Estado judío en Palestina el interés de Chomsky por la política y la lingüística aumentó. Más tarde leyó la crónica de George Orwell sobre la guerra civil española, Homenaje a Cataluña, que le sirvió para confirmar ideas que ya tenía sobre el tema, y desde entonces se ha referido a la Barcelona anarco-sindicalista de Orwell como ejemplo de orden libertario y mejor modo de gobierno. Posiblemente por eso, y por haber nacido en el seno de una familia judía, pensó seriamente en trasladarse a vivir a un kibutz de Israel. El sistema de kibutz comunas agrícolas de ideología socialista sionista era una de las pocas sociedades donde los principios anarquistas se habían puesto en práctica. Chomsky y su mujer, Carol, lo probaron. La conclusión fue que en el kibutz había una ideología racista y opresora. Volvieron.

Aun así, sus ideas políticas no han cambiado significativamente. En los sesenta, cuando decidió formar parte del movimiento antibelicista, aún no era el fenómeno de masas en que se ha transformado. Hablaba contra la guerra, lo arrestaron varias veces y lo incluyeron en la lista de enemigos oficiales de Nixon. Entonces se convirtió en un héroe para los que como él, se oponían a la guerra de Vietnam. También criticó con dureza las políticas de los Estados Unidos en América Latina, ganándose la simpatía de los liberales de izquierda. Pero muchos, en el siglo XXI, han comenzado a ver la política exterior americana como algo más complicado, y piensan que las ideas de Chomsky son demasiado rígidas y simples, cosas del pasado. Sin embargo, según crece la distancia entre su pensamiento y las ideas más convencionales, más relevante es su papel en el debate político.

Chomsky puede ser brutal en sus argumentos, pero excepto por las palabras en sí mismas, no hay apenas agresividad en sus formas. Solo en los gestos de las manos. La expresión de su rostro no cambia. Nunca levanta la voz. De hecho, su voz es tan suave que si no usa micrófono, es difícil escucharlo. Sus ojos se hunden profundamente en su cara, y son tan pequeños que casi están cerrados, el derecho más que el izquierdo. El 5 de noviembre estuvo en Barcelona y dio una conferencia sobre la crisis de la inmigración. En principio, la conferencia se iba a realizar en el campus de la Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra, que tiene un aforo pequeño. Pero había tanta demanda que los organizadores tuvieron que cambiar la ubicación al Palau de Congressos, mucho más grande. Poco después del cambio, las entradas ya se habían agotado. Ni Bruce Springsteen. En ese momento, Trump todavía no había ganado las elecciones. Su opinión era que, incluso si no ganaba, sería muy peligroso, y en caso de ganar, llevaría al mundo al desastre. Ahora, Chomsky confiesa que la ciudad de Barcelona tiene una resonancia especial para él. El pasado 8 de noviembre le hizo recordar ese primer artículo que escribió de niño sobre Barcelona, en el que se hacía eco de la propagación inexorable del fascismo.    

La ciencia es un poco como el chiste del borracho que busca debajo de una farola las llaves que ha perdido al otro lado de la calle, porque es donde está la luz. No tiene otra opción. (Noam Chomsky)

Parece que a los académicos les cuesta mucho cambiar de opinión; muchos adoptan una posición determinada al principio de su carrera y pasan el resto de su vida defendiéndose. Chomsky, por el contrario, nunca ha dejado de criticar sus propias teorías con el mismo vigor con el que ha criticado las de otros. De hecho, se ha pasado las últimas décadas explicando en qué se ha equivocado. Es el caso, por ejemplo, de una de las ideas con más repercusión en otros campos: la que sostiene que en el lenguaje hay una estructura profunda y una estructura superficial. La estructura profunda sería la forma subyacente abstracta el significado de una oración y la estructura superficial, lo que escribimos o hablamos. Aunque la idea es simple, es difícil hacer funcionar la distinción entre estructura profunda y estructura superficial en la complejidad de diferentes idiomas. En su lugar, Chomsky ha intentado desarrollar una teoría más simple, el Programa Minimista. También parece abrir una puerta a una idea que ha criticado durante mucho tiempo: la idea de que la facultad del lenguaje podría implicar partes del cerebro no especializadas en el lenguaje.

Muchos han atacado las teorías de Chomsky. Cada ataque parece que va a ser el definitivo y que por fin habrá otro referente en el mundo de la lingüística. A este respecto, aclara Steven Pinker en un artículo publicado recientemente en Scientific American, nunca ha habido consenso. Si parece que Chomsky representa la opinión dominante en lingüística es porque sus críticos abarcan muchos enfoques y facciones, por lo que no hay una sola figura o corriente alternativa. A pesar de las críticas, la idea fundamental de Chomsky, que el lenguaje es innato, perdurará, en opinión de Pinker. Aunque las ideas de Chomsky no siempre han sido satisfactorias para él o para los demás, ningún lingüista ha sido más influyente. Chomsky no siempre tiene la respuesta correcta, pero sí ha sabido formular la pregunta clave.

_______________________________________________________

(1) Chomsky, N. 1957. Syntactic structures. The Hague: Mouton

(2) Chomsky, N. 1959. Review of Verbal Behavior. Language, 35: 26-58. 

(3) Skinner, B. F. 1957. Verbal Behavior. New York: Appleton-Century-Crofts.

21 comentarios

  1. En la película “Captain Fantastic” una familia celebra el Día de Noam Chomsky en lugar de la Navidad: https://youtu.be/7bY_z1rQTYM

    La película rebosa del espíritu de Noam Chomsky ¡vayan a verla!

  2. Excelente redacción Sra. Galarza. Más allá de la vida o longevidad que la teoría lingüística de este hombre tenga, lo que es indudable es que ha sido un crucial aporte (riguroso y serio) a los estudios de esta disciplina.

    Ahora bien, hablemos de “política”.

    A mí Chomsky siempre me ha parecido (por utilizar una analogía “per metaforam”) como Apple: da igual lo que haga, diga o piense. Siempre tendrá su incondicional legión de “fanboys” y “fangirls” que lo seguirán hastas las mísmisimas puertas del infierno.

    Cito, y secundo: Chomsky se dice anarquista. Sin embargo, su supuesta ideología no tiene realmente importancia ni para él ni para sus seguidores, de ahí que el hecho de que haya invertido su considerable fortuna capitalista de dos millones de dólares en fondos de inversión a nombre de sus hijos, para evitar los impuestos a la muerte, que oficialmente deplora, no haya provocado hecatombe alguna entre sus fanáticos. No, el lingüista debe su popularidad a sus análisis de política internacional, que dan un barniz aparentemente académico a la religión preferida entre la progresía: el antiamericanismo, con su compañero inseparable, el “antisionismo”. Para alcanzar su estatus de icono izquierdista Chomsky sólo ha tenido que trasladar el prestigio ganado en el campo de la lingüística a la política y, en esta nueva ocupación, mentir. Eso sí, con mucha clase.

    Un académico honrado, aun cuando parta de ideas preconcebidas, las reexamina a partir de los datos que va encontrando y las modifica, o no, dependiendo de lo que la realidad le enseñe. Chomsky emplea el método opuesto. Parte de unas conclusiones comunes a todos sus escritos: que Estados Unidos e Israel son los causantes de todo el mal en el mundo, a partir de ellas busca los datos que puedan confirmarlas y desecha los demás. Eso, en el mejor de los casos. En el peor, simplemente se los inventa.

    Documentación acerca de estas informaciones sería algo engorroso y pedante ponerla. Pero que no sirva esto de excusa para refutar lo dicho: los datos, por cientos, están ahí y ustedes mismos los podrán encontrar en sus múltilpes artículos, libros y afirmaciones.

    • Alejandro, la articulista es Teresa Galarza, no tú.
      Te ha quedado un comentario demasiado largo, lo siento.

      • ¿Te costó mucho leerlo? A mí me ha interesado, y agradezco a su autor que se explayase, incluso no estando del todo de acuerdo con él.

        • Chomsky ha tenido éxito por practicar con la máxima rigurosidad la actitud científica, en todos los ámbitos de su vida; actitud siempre expuesta a la crítica, la falsificación, la reconstrucción, etc. En sus libros hay citas, referencias, hechos históricos,… para todo aquel quiera leerlos y contrastarlos.

          El escrito de don Alejandro, es idéntico a otro que ya aparece en la web. Su autor, Daniel Rodríguez (supondremos que sus amiguetes no le llaman Dan, y que no está aquí dándose autobombo primero como Alejandro y luego como un auténtico troll), su autor, decía, hace gala de una ignorancia nata, por su incapacidad para hacer un mero análisis crítico sin caer en falacias, contradicciones y, por su puesto, invenciones “al más puro estilo Chomsky.” Se puede perder un poco de tiempo para comprobar la irrisoria intelectualidad de Dan, o de Alejandro.
          ¡Qué desperdicio de mentes humanas!

          PD: Ánimo con el autobombo, Dan; aquí mi colaboración ;)

    • Vaya una sarta de afirmaciones difamatorias sin el correspondiente respaldo documental (ni una referencia ni un enlace). Y para terminar, el insulto: “Chomsky sólo ha tenido que trasladar el prestigio ganado en el campo de la lingüística a la política y, en esta nueva ocupación, mentir”. ¿Pruebas?

      O sea, se difama y se insulta gratis y el mensaje pasa el filtro de moderación. No lo entiendo.

      • Hola Shevek!

        En el siguiente enlace adjunto encontrarás un incipiente “respaldo documental” que solicitas

        http://www.liberalismo.org/articulo/372/14/100/100/principales/mentiras/chomsky/

        Desde luego, entiende que, escribir una a una todas las cosas que este señor ha dicho y no eran verdad me llevaría siglos, y su desproporcionada extensión haría que, esta vez sí, no pudiera pasar el filtro de comentarios. (Me halaga que trates, cual si fuera yo un Zizek de la vida, a mi comentario de “difamatorio”, Dios te oiga, como si yo tuviese tal poder de difamar a tal divinidad de la intelligentsia progresista).

        Un saludo!

    • Leyendo el comentario de Alejandro no he podido evitar pensar en J. M. Aznar, otro que dice pestes de la progresía ( probablemente una fijación juvenil, se vé que le hicieron algo en la Universidad ).
      ¿ Los progres somos antiamericanos y antisionistas ? puede, veamos algunas posibles razones:
      – Chile, 1975, golpe de Estado contra Allende, resultado advenimiento de Pinochet, años de sangrienta dictadura,
      – Corea, 1950-53, 450.000 coreanos muertos,
      – Vietnam, 1964-73, 2 millones de muertos, la mayoría civiles, locales,
      – Libano, 1982-83, apoyo al bando israelí,
      – Granada, 1983, una isla de 10.000 habitantes que, según Reagan, representaba una amenaza para EEUU,
      – Panamá, 1989, invasión para asegurar el control del canal,
      – Irak, 1991, continuada después por G. Bush hijo, con resultado de miles de muertos y una región todavía desastibilizada,
      – Afganistán, 2001, venganza por el 11-S, guerra contra los talibanes a los que antes habían apoyado en su lucha contra la Urss.
      – Por no hablar de Oriente Medio, medio siglo apoyando a Israel en sus ilegales asentamientos en palestina, miles de muertos y 4 millones de palestinos desplazados.
      En todos estos casos se trata de injerencias en gobiernos extranjeros , con resultado de muertos locales, en ocasiones varios miles, con el único fin de salvaguardar los intereses económicos estadounidenses ( petróleo, industria armamentística, etc ).
      Ay que ver, como somos los progres.

    • Tiene usted un nombre precioso, no lo arruine, que es una pena. Puede pensar lo que se le venga en gana y decirlo, indiscutiblemente, pero si alude a montones de personas bajo el pretexto de un presunto rigor crítico hacia Chomsky (legión de “fanboys” y “fangirls” que lo seguirán hastas las mísmisimas puertas del infierno (…) la religión preferida entre la progresía: el antiamericanismo, con su compañero inseparable, el “antisionismo”), y a esas las emplea como fundamental descalificación de este señor sin explicar por qué (y eso le llevaría mucho más tiempo del que sin duda dispondrá), no espere una respuesta ni muy sustanciosa ni muy argumentada (sería ser más papista que el papa). Todo esto viene a que, de todo lo que dice, lo más grave y ofensivo es su abuso de las comillas. Son gratis, ya lo sé, como ser bilioso, pero cómo molestan.

  3. Pingback: ¡Feliz cumpleaños, Noam Chomsky! – Jot Down Cultural Magazine | METAMORFASE

  4. Sara, para mí (y por lo que he podido leer es el caso de muchos otros asiduos a este medio) los comentarios son un punto importante. Estando totalmente en desacuerdo con este comentario, me parece interesante leerlo y un plus de calidad que personalmente agradezco. Para leer tonterías de una línea ya tenemos el resto de periodicos.

  5. Chomsky ha tenido éxito por practicar con rigurosidad la actitud científica, siempre expuesta a la crítica, la falsificación, la reconstrucción. En sus libros hay citas, referencias, hechos históricos,… para todo aquel quiera leerlos y contrastarlos.
    Eso es precisamente lo que te falta a ti, leer , comprender y contrastar.
    El escrito de don (a falta de apellido) Alejandro, es idéntico a otro que ya aparece en la web. Su autor, Daniel Rodríguez (supondremos que sus amiguetes no le llaman Dan, y que no está aquí dándose bombo primero como Alejandro y luego como un auténtico troll), su autor, decía, hace gala de una ignorancia nata, por su capacidad para hacer un mero análisis crítico sin caer en falacias, contradicciones y, por su puesto, invenciones “al más puro estilo Chomsky.”
    ¡Qué desperdicio de mentes humanas!

  6. “Si asumes que no hay esperanza, garantizas que no hay esperanza. Si asumes que hay un instinto hacia la libertad, que hay oportunidad para cambiar las cosas, entonces hay una opción de hacer un mundo mejor. Esa es tu alternativa.”

    Feliz cumpleaños Noam Chomsky.

  7. De Chomsky se deduce la simbiosis entre la matemática, como lenguaje, y el lenguaje como instrumento de la comunicación.

  8. Hola. Nosotras somos filósofas, no conocíamos a Chomsky, gracias por presentárnoslo.

  9. Los indudables méritos de Chomsky como lingüista ahí están, y perdurarán. Como analista político yo tengo mis reservas. Sin duda es honrado en sus planteamientos, pero me resultan un tanto simplistas y, diría, sobre bases prejuiciosas. Aunque siempre aportan un punto de vista diferente, eso sí. Quizá la mejor manera de desacralizarlos es verlos desde la parodia, así que recomiendo la lectura de la serie de falsos comentarios al dvd de El señor de los anillos, cuya primera parte está aquí: https://www.mcsweeneys.net/articles/unused-audio-commentary-by-howard-zinn-and-noam-chomsky-recorded-summer-2002-for-the-fellowship-of-the-ring-platinum-series-extended-edition-dvd-part-one

  10. Ideologías hay tantas como seres humanos. No coincidir es natural y sano: “No estoy de acuerdo con lo que dices pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” como dijo Evelyn B. Hall.
    Ideología y política no son buenas compañeras. Ad aeternum. Saludos a los otros xmilesdemillones de ideologías.

  11. Me gusta la critica de Alejandro, sin ofuscarse, se limita a dar su opinión. La progresía no da para más……
    Aprovecho para citar a Oriana Fallaci .“Sí, yo sí odio a los Ben Laden y los Zarqawi. Sí odio a los canallas que queman iglesias en Europa. Odio a los Chomsky y Moore y Farrakhan que nos venden al enemigo. Los odio como odié a Mussolini y Hitler. Por la causa de la libertad, es mi derecho sacrosanto.”

    • ¿ Puedes explicar porqué Chomsky y Moore – imagino te refieres a Michael Moore – bis venden al enemigo ?
      Ya que odias a los canallas, imagino que también odiarás a G. Bush, que empezó una guerra en Irak, con resultado de decenas de miles de muertos; o a J M Aznar, que le ayudó en tan noble tarea.
      O a M. Rajoy, cuyas políticas económicas causan un gran sufrimiento a las clases populares.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR