¿Existe el amor verdadero?

Publicado por

ars amandi

Nadie duda de la verdad que hay en el amor de una madre por su hijo. Pero, ¿y en el amor de pareja? ¿Es cierto eso de que el amor solo dura dos años? ¿Confundimos amor romántico con amor verdadero? ¿Amamos por necesidad o hay un amor pleno y generoso que lo entrega todo sin obtener nada a cambio? ¿Queda algo cuando apartamos el sexo?

Manuel Vicent (Castellón, España, 1936) escribe en su novela Cuerpos Sucesivos (Alfaguara, 2003):

El amor no tiene nada que ver con la reproducción. Es una conjunción espiritual, que se alimenta de imaginación, sueños, viajes, huidas, aventuras, renovaciones, fantasías, palabras, palabras, palabras. El alma solo es un hálito. La muerte del amor es la costumbre, el tedio, la hermandad de las carnes, la falta de imaginación. También hay que bajar con el amor al pozo del sexo, pero el sexo solo es un calambre si no se le dota de misterio, de oscuridad, de la pulsión de la muerte.

Pero el mismo autor, cinco años antes, en la transcripción que el periodista Ángel S. Harguindey hizo de sus charlas con el escritor castellonense y con el guionista de cine Rafael Azcona, y que con el título Memorias de sobremesa publicó EL PAÍS-Aguilar en 1998, cuando salió el tema de amor lo despachó con bastante cinismo diciendo que al fin y al cabo era algo que se habían inventado los juglares de la edad media.

Sirva esto de ejemplo y de advertencia: los poetas, en su mayoría, no son de fiar si queremos certificar la existencia o la falsedad del amor verdadero. La intensidad con que estos artistas viven el amor (y el desamor) permite que disfrutemos de la belleza de su obra, pero los descalifica como proveedores de una información medianamente objetiva. Otro dato: el desencanto acaba siendo el motor de la obra de la mayoría de los autores modernos. Quien solo se guíe por lo escrito por ellos acabará deduciendo —de forma casi invariable que el amor es una gran mentira.

Qué dicen los filósofos

Más confianza nos merecen los filósofos. André Comte-Sponville (París 1952) en su ensayo Ni el sexo ni la muerte (Paidos, octubre 2012) nos ofrece desmenuzándolas y haciéndolas más fácil de digerir las ideas que sobre el amor desarrollaron Platón, Schopenhauer y Spinoza.

Se remonta Comte-Sponville a la antigua Grecia para profundizar en El banquete de Platón donde se contraponen, entre otros, los discursos de Aristófanes y de Sócrates, que son utilizados en la obra clásica como personajes de ficción:

Aristófanes describe el amor tal y como nos gustaría que fuera: el amor tal como lo soñamos, el gran amor, «el amor con A mayúscula», como decimos a los dieciséis años. (…) Mientras que Sócrates describe el amor no como le gustaría que fuese, sino tal como es. Abocado siempre a la falta, a la incompletud, a la búsqueda, y entregándonos por ello a la infelicidad o a la religión. (…) Ambos discursos son interesantes: el de Aristófanes porque nos ilumina sobre nuestras ilusiones amorosas; y el de Sócrates porque nos esclarece sobre nuestras desilusiones amorosas y con ello, también sobre la verdad del amor. (Pág. 35)

Gracias al discurso de Sócrates (que tiene su base en lo revelado por Diótima, una experta en el tema) se llega a lo que Comte-Sponville llama la fórmula mágica de Platón:

Amor=Deseo=Falta

Es decir: «el amor ama aquello de lo que está falto y no posee». El filósofo francés acaba por esta vía conectando con la famosa frase de Schopenhauer, el pensador alemán,: «La vida oscila, pues, como un péndulo entre el sufrimiento y el tedio». De este modo llega a la pesimista conclusión de que se ama lo que no tenemos y que cuando lo conseguimos nos aburrimos de tenerlo. Y que solo se ama de nuevo cuando nos lo quitan. A Compte-Sponville se le ve el plumero y se nota —leyéndolo entre líneas que está bastante de acuerdo con esta idea sobre el amor.

Pero el filósofo francés es honesto y por eso nos ilustra también sobre la teoría de Spinoza acerca del amor, bastante más esperanzadora:

Según Spinoza, «el amor es una alegría que acompaña a la idea de una causa exterior».

Spinoza estaría de acuerdo con Platón en que el amor es deseo; pero seguramente no lo estaría en que el deseo es falta. Para Spinoza «el deseo es la esencia misma del hombre»: es la fuerza en cada uno que nos mueve y nos conmueve, y esa fuerza es nosotros mismos en cuenta que tendemos a perseverar en nuestro ser, y en cuanto que nos esforzamos por existir lo más y lo mejor posible. La alegría determina el aumento o el éxito de esa fuerza (es el sentimiento de existir más y mejor); la tristeza, su fracaso o su disminución. Es decir, que el deseo no es falta («una privación no es nada»), sino potencia; «potencia de existir y de actuar», como afirma Spinoza, y por lo tanto también es potencia de gozar y de alegrarse, goce y alegría en potencia. (Pág. 62)

En Spinoza según Comte-Sponville y recuperando la bella idea de Aristóteles el amor es alegría y por eso su teoría llega donde no llegaban Platón y Schopenhauer, a explicar el amor matrimonial, la felicidad del que ama lo que tiene, del que desea lo que no le falta.

El autor de Ni el sexo ni la muerte termina clasificando el libro pretende además ser entretenido las declaraciones de amor. «Me alegra la idea de que existas» sería spinozista por desinteresada; y «Te quiero», «Te echo de menos» o «Te necesito» serían platónicas por el hecho de llevar implícito el anhelo de recibir algo a cambio. La primera es la más deseable, pero también y curiosamente la menos utilizada.

Las ideas de los filósofos nos ayudan a aclarar nuestras dudas, pero no terminan, a mi juicio, de responder a la pregunta que da título a este texto.

André Comte-Sponville
André Comte-Sponville

La nueva sociología entra en el asunto

El año pasado se tradujo al castellano (por María Victoria Rodil) Por qué duele el amor (Katz, 2012), el ensayo de la socióloga Eva Illouz (Marruecos, 1961). En la primera parte de su libro la autora compara la premodernidad (siglo XIX y principios del XX) y la modernidad (segunda mitad del siglo XX hasta hoy) en lo que se refiere al significado cultural y social del amor. Para ilustrar los contrastes utiliza las novelas de autoras como Jane Austen o Edith Wharton. Estas escritoras sí reflejaron con consistencia y fidelidad la época que les tocó vivir, finales del siglo XVIII y el siglo XIX. Con extractos de libros como Sentido y sensibilidad u Orgullo y prejuicio, de la primera, y La edad de la inocencia, de la segunda, Illouz nos muestra cómo eran los comportamientos y las formas de pensar y vivir el sentimiento amoroso en la época premoderna. No es necesario ser un experto en el asunto para constatar que estas maneras de actuar no tienen nada que ver con lo que ocurre hoy en día.

El objetivo que se marca la autora originaria de Marruecos no es comprobar la autenticidad del amor, sino explicar por qué en la actualidad lo que entendemos por amor se vive y se piensa de una forma diferente. Pero su trabajo es tan detallado y tan completo que nos va a permitir dar una respuesta al interrogante con que hemos encabezado este escrito.

«El amor se representa hace tiempo ya como una experiencia que supera y excede la voluntad, una fuerza irresistible que no se puede controlar», comienza diciendo Eva Illouz al principio del capítulo dos. Se refiere la autora a lo que hoy entendemos de forma general por amor. Pero esto no siempre ha sido así. En el siglo XIX el cortejo amoroso se inscribía dentro de unas reglas morales y sociales que aunque hoy las podamos ver como anticuadas ordenaban las relaciones y propiciaban que todos supieran lo que estaba permitido y lo que no. En la época premoderna el amor estaba sujeto a unas normas de conducta y eso lo mantenía bajo control.

Illouz pone numerosos ejemplos:

Elinor Dashwood, heroina de Sentido y sensibilidad (1811), está enamorada de Edward Farrars. Sin embargo, una vez que se ha enamorado de él, descubre que está comprometido en secreto con otra mujer, llamada Lucy. Más adelante, cuando le dicen que Edward no ha roto su compromiso con Lucy (o sea, que está por casarse), se regocija por la entereza moral de su amado, porque incumplir las promesas que le hizo a la otra mujer lo habría transformado en un hombre moralmente indigno. Resulta evidente que la lealtad de Elinor a sus principios morales tiene prioridad sobre el amor que siente por Edward, del mismo modo que el compromiso de Edward con Lucy debe tener prioridad sobre lo que él siente por Elinor. Ahora bien, los personajes de Austen no se comportan como si existiera un conflicto entre su sentido del deber moral y sus pasiones. De hecho, no existe tal conflicto en su conducta «porque toda la personalidad se encuentra integrada» (*). En otras palabras, es imposible separar lo moral de lo emocional, porque la dimensión moral es la que organiza la vida emocional, que por lo tanto también reviste aquí una dimensión pública. (Pág. 40)

(*) O. J. Cockshut, Man and Woman: A Study of Love and the Novel, 1740 – 1940, Oxford University Press, 1978, page 67.

Las heroínas de Austen —continua Illouz no solo gozan de un control de sí mismas inexplicable desde una perspectiva moderna, sino que también presentan un extraño (a nuestros ojos) desapego frente a la necesidad de ser «validadas» por sus pretendientes. Estas características que tanto nos llaman la atención en la actualidad se explican según la autora gracias al carácter de esas mujeres del siglo XIX, a la capacidad en palabras de Illouz de dejar entre paréntesis los deseos personales y procurar que se ponga en acto de modo intachable los principios morales, tanto en los asuntos amorosos como en otras cuestiones. Lo importante no es la originalidad del yo ni su naturaleza única, termina la socióloga sino la capacidad de exhibir virtudes públicamente reconocibles y comprobadas.

Este respeto a las normas y a las virtudes públicas, desde nuestra sociedad moderna, nos parece excesivo, pero la verdad es que permitía que la relación amorosa ocupara su sitio y no se confundiera con otros asuntos como el sexo, la simpatía o la autoestima que es lo que ocurre hoy. Es importante dejar claro, además, que el hecho de que el amor en la época premoderna estuviera tan sujeto a las reglas sociales y morales no restaba un ápice de intensidad a dicho sentimiento.

Eva Illouz no pretende yo aun menos hacer creer que la relación entre hombres y mujeres de hace más de un siglo era mejor que la actual. Con su trabajo quiere dejar constancia de cómo el amor (o lo que hoy se entiende por ello) ha evolucionado y los malos entendidos y confusiones que esos cambios han traído consigo.

Eva Illouz
Eva Illouz

El nuevo significado del amor

Eva Illouz, socióloga de orientación marxista, hace una curiosa pero ilustrativa y, a mi modo de entender, válida equiparación entre los cambios sufridos por las relaciones amorosas y los que ha vivido el sistema capitalista en el siglo pasado. Una transformación parecida a la experimentada por el capitalismo, que se separó de la sociedad y de su contexto moral y normativo pasando a organizarse en mercados liberalizados, le ocurrió a las relaciones de pareja. En palabras de Illouz: «aquello que conocemos como el ‘triunfo’ del amor romántico en las relaciones entre hombre y mujeres consistió principalmente en un proceso que separó las relaciones amorosas individuales de su contexto moral y social para permitir el surgimiento de un mercado matrimonial autoregulado».

Lo que la modernidad ha traído es la relajación de las normas morales y sociales que sujetaban el amor y la mayoría de actividades en sociedad. En palabras de Illouz: «Al disminuir los recursos morales y el conjunto de restricciones sociales que configuraban las maniobras del sujeto en su entorno social, la estructura de la modernidad nos expone a nuestra propia estructura psíquica, lo que provoca que la psiquis moderna quede en un estado de vulnerabilidad». Esa debilidad se manifiesta en que estemos expuestos al influjo de cualquier moda que los medios de comunicación, la publicidad, el cine y la literatura nos quiera imponer. Todas estas influencias han conseguido que en nuestras mentes cambie lo que entendemos por amor.

La modernidad ha impuesto dos nuevos criterios sirvan como ejemplos para la elección de pareja: la compatibilidad psicológica y el atractivo sexual. Ninguno de ellos era importante en la época anterior, la caracterizada por una relación amorosa basada en el carácter. El primero busca algo tan complejo como que dos personas (diferentes psicológicamente por esencia) se entiendan a la perfección y, lo más difícil, lo hagan durante toda una vida. El segundo pretende que el cuerpo se mantenga intacto, o sufra mínimas variaciones. Este objetivo no es difícil, es imposible. El hecho de esperar demasiado (tener unas expectativas demasiado elevadas, que es a lo que nos lleva el nuevo concepto del amor) es una de las razones de tanto fracaso matrimonial como estamos viendo en las últimas décadas.

El que la sensualidad sea un criterio importante, si no fundamental, para la elección de pareja tiene entre otras dos consecuencias muy serias: 1.- Legitima la sexualidad por sí misma, despegada de las emociones, y esto supone además de otras consecuencias positivas una mayor dificultad en la interpretación de los sentimientos. 2.- Hace que a diferencia de aquel tiempo que describe Austen, donde la elección se basaba en criterios previamente establecidos, el proceso de enamorarse se torne puramente subjetivo (el sex appeal, la «química»…) y por lo tanto inconsistente.

El atractivo físico siempre ha sido importante entre las personas, pero en épocas anteriores estaba más basado en la belleza que en la sensualidad. Y la simpatía, que hoy es tan primordial, en tiempos pasados no tenía tanto peso como los valores y principios morales de la persona. Por ello hoy es habitual que se piense que el amor se ha acabado cuando alguno de esos pilares en los que se fundamentó la elección de la pareja se deteriora o se cae.

Jane Austen
Jane Austen

La respuesta

Todos estos cambios de criterio que la modernidad nos ha traído han derivado en una alteración del concepto de amor. Hoy debido a que por norma general se ha elegido basándose en criterios equivocados se tiende a confundir el amor con el enamoramiento de los primeros años. Por ello a la pregunta de si existe el amor verdadero debemos responder que sí. Sí, pero siempre que para juzgar utilicemos criterios reales y no los que la modernidad nos han impuesto. Si al sentimiento que llamamos amor se le somete a una prueba de stress para determinar su autenticidad y se le exige ser una sensación que nos mantenga en estado de plena excitación física y mental durante más de 30 años; si esa emoción debe llevarnos a pensar de forma continua que la vida es maravillosa y que la persona amada es la mejor que hay sobre la tierra, entonces deberemos responder que no, que ese amor no existe. Pero si por amor entendemos el sentimiento de cariño y cercanía que lejos de ser un fin en sí mismo nos ayuda a sacar lo mejor que hay dentro de nosotros mismos para hacer feliz a la otra persona y de ese modo dar sentido a nuestra vida, si esos son los parámetros para juzgar y además estamos con la persona correcta no nos olvidemos de ese dato entonces la respuesta es sí, el amor verdadero existe.

Hace poco, mientras celebraba su 50 aniversario de boda, una mujer feliz me dijo que el secreto de su éxito se basaba en que cuando era soltera siempre buscó al “buen padre de sus hijos”, los que entonces aún no tenía.

Ante mi primer desengaño amoroso mi madre me dijo: “No te preocupes, lo que te ocurre es que te has enamorado del amor. Se te pasará”.

Y hace más de 30 años, en una mala novela, leí una frase. Una secretaria le decía a su jefe: “Nuestro amor es imposible porque si tú dejaras a tu mujer y a tus hijos para unirte a mí, incluso si solo le fueras infiel conmigo, dejarías de ser el hombre del que estoy enamorada».

Estas tres frases que en su día no tuvieron mucha importancia para mí, ahora cobran una relevancia especial.

El ensayo de Eva Illouz se abre con esta cita:

Léame la virgen inflamada en presencia de su prometido, y el sencillo adolescente que sufre por vez primera las angustias amorosas. Quiero que algún joven, herido por la misma flecha que yo llevo clavada, reconozca, leyéndome, las señales del fuego que lo consume, y tras larga admiración exclame: «¿Por dónde este poeta ha penetrado y descubierto mis ocultos dolores?

Ovidio, Amores

Como comentaba al comienzo de este artículo, la obra de los poetas no ayuda mucho a saber qué es de verdad el amor. Pero, ¿hay mejor consuelo ante el mal de amores?¿Hay algo más bello?

eros

_____________________________________________________________________________________________________________

Fuentes:

Ni el sexo ni la muerte. Tres ensayos sobre el amor y la sexualidad de André Comte-Sponville (Paidos, octubre 2012).

Por qué duele el amor de Eva Illouz (Katz, 2012).

Wikipedia.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

86 comentarios

  1. Respuesta corta: No existe el amor verdadero.
    Respuesta larga: NO.

    • Anónimo

      Que tú no lo conozcas no quiere decir que no exista.

      • «no se da lo que no se tiene,o no se ha tenido nunca»Borges

        • Yesenia

          No comparto su opinión con todo respeto. Uno puede tener todo el “amor” sentimiento y sensibilidad inexplicable por alguien en específico, darle todo lo bueno y a la vez esa otra persona no saber recibirlo. Pienso que el dilema está en la capacidad de recibir el amor, más no en poder o no darlo. Cuando el amor o sentimiento especial nace se expresa con todos los sentidos. Pero que pasa si la otra persona no posee los sentidos para percibirlos..?

    • Con el amor ocurre como con la inspiración en el arte: los que no lo conocen lo niegan.

      • No os importa

        «Y los que creen conocerlo creen que tienen el derecho
        de recriminar» -Yo mismo

  2. Estoy gratamente satisfecho con el resultado de este pequeño artículo, simplemente subrayar que poner «Wikipedia» como fuente de información no otorga demasiada veracidad al ensayo en si. Aún así, buen trabajo.

    • Sergio

      Hace unos años sí que tenía sentido lo que mencionas sobre wikipedia, pero en la actualidad, cualquiera sabe ya qué utilizar y qué no de Wikipedia. Además, se ha ganado por meritos propios que se la tenga en consideración. Su coherencia e independencia están fuera de toda duda. Y sino pregunta a los cientos de doctores y reputados periodistas que contribuyen a hacerla cada día más grande o a las cientos de personas que contribuyen económicamente para que mantenga su independencia frente al acoso de las grandes multinacionales.

    • Miguel Ángel

      Completamente de acuerdo con Wr8rR. El artículo está bien, pero es preferible no poner fuentes ningunas a poner «Wikipedia» simplemente.

    • Carlos Vega

      Ah pero si pones enciclopedia británica sí vale? o cómo se determina esto?
      A lo mejor es para mirar fechas, o autores.

      • Jorge Aguirre Hervis

        ¡ Un gusto compartir comentario. Para mí el amor es algo que está intrínseco en todo ser humano y en todas las cosas, refleja el nivel de conciencia superior por todo lo que existe : sean personas, animales o cosas, es amar el sufrimiento, la tristeza o la alegría, es amar la vida aún con su infelicidad !!

  3. pfaraluce

    Conforme leía las tonterías que dice Compte-Sponville interpretando a Aristóteles y Spinoza, no pensé que la autora llegara a un final tan esperanzador. El cacao relativista lleva a negar el amor, y negar el amor supone negar que lo bueno, lo bello y lo verdadero no existe, porque no es digno de ser amado.
    Amar es el acto de libertad más perfecto: entregarte a otro. Y, joder, «estamos condenados a ser libres». Autodeterminarse a reprimir un acto esencial del hombre es más inutil que «condicionar» ese acto libre a nuestras exigencias racionales; y no al imperio de las emociones, que como vienen se van.

    • Entregarte a otro no es amor: es esclavitud.

      • pfaraluce

        Esclavitud es entregarte a tus pasiones.

      • Justo he leído esto en twitter:

        «El mundo está lleno de espíritus libres que te traen agua a la cama. Y se dejan quitar la manta al dormir. Y aman. Y siguen siendo libres.»

        • Por favor, ahórrense las ñoñerías. Libre es el que comparte, no el que se entrega.

          • Veo que es corto de entendederas así que simplificaré la frase:

            «El mundo está lleno de espíritus libres que se entregan. Y siguen siendo libres.»

          • Saulo

            Efectivamente: todo aquel que no comparta su punto de vista es corto de entendederas.

            Y usted, brillantísimo.

            Pues que le aproveche.

          • Darío

            Es corto de entendederas si necesita que le traduzca frases tan sencillas como la que puse arriba.

            ¿Tiene algún argumento para rebatir esa frase tan acertada, o eso es todo? Pues sí que es usted brillantísimo… ;)

      • Mejor ser esclavo del amor que de la soledad

        • noelia

          Desde un punto de vista espiritual, mi criterio se basa en una realidad tangible respecto del amor: Realmente es el sentimiento de más plenitud que el ser humano puede experimentar, puesto que te hace soñar, te ilusiona, te invita a sentirte deseado y a desear. Por razones obvias el amor se manifiesta por determinadas causas movidas o bien por el físico, por las aptitudes, por principalmente la admiración ante la otra persona. Se lleva acabo en la adolescencia, que es la etapa vital donde no posees madurez suficiente, además de estar preparados hormonalmente para desear concebir. Pero en la madurez todo esto cambia, cuando la convivencia,la falta de principios humanos, la lucha entre egos etc., van envenenando la esencia que en un principio se tenía, ya que intervienen no solo quererse y amarse, sino unas serie de factores sociales, culturales, y en la mayor parte económicos, matan la esencia principal que se sentía al principio. La mujer se lleva mucho por sentimientos, el hombre es más lineal, más cerebral en este aspecto. Acostumbrado a los cuidados maternos de excesivas atenciones, se les ve muy cuesta arriba en muchos casos una relación de pareja ya que en realidad buscan esa madre ejemplar que le cuidaba y les mimaba…y por tanto se sienten frustrados cuando van al matrimonio o a la convivencia. Por otro lado la mujer ansía el amor romántico, el sentirse que el hombre al que ama la ama a ella y solo a ella, porque ella es especial al resto de las mujeres, por tanto siente una gran frustración, cuando advierte que se siente como un cuerpo que sirve para dar placer, que con los años envejece y por tanto siente una sensación de rechazo incomprensión, y perdida de tiempo respecto con la vida que ha tenido, cuidando hijos, agradando al marido, a los hijos, suegros etc., por no decir, de las infidelidades que tienen que aguantar calladitas, ya que la excusa de la mayoría es: «los hombres son así». Mi opinión sobre el amor: Amor de Dios, que sobre pasa todo entendimiento, y amor de madre hacia su hijo. El otro amor es un cúmulo de ilusiones que desemboca en el mejor de los casos en un afecto y respeto y en el peor, en una serie de frustraciones cuando despiertas de ese sueño y ves la realidad: todo intereses.

        • Yesenia

          Que es la soledad ? Y que es el entregarse a la sublime experiencia de vivir el amor? No es diferir .. es questionar. Espero ver una respuesta si fuera posible.

          Que pasa con un sentimiento de amor correspondido, pero sin libertad. Un amor compartido al ser moralmente comprometido con una familia.
          En el caso de la soledad , está presente cada día .. en esta historia que hay ? Amor o soledad? Ambas ? Una más que otra ? No es solo sexual. Es más allá de lo que pudiese ser expresado, es un amor mental, químico, donde se ama el bienestar del otro. Y es necesario dejar, abandonar. Por ser compartido..

  4. Caballero

    Me temo que el único amor «verdadero» y eterno es el que existe entre madre e hijo.

  5. Sr V.

    No solo es amor «verdadero´´el de una madre o padre a un hijo y tampoco me atrevería a decir que es verdadero pues nace de un acto de reivindicación del «yo´´ o del deseo de inmortalidad… No quería enrollarme con ese tema decir simplemente que existen también otro tipo de amores como el filial.

  6. Saulo

    El judío Spinoza nació en 1632, vivió 44 años y sostenía la inferioridad innata de la mujer con respecto al hombre. Lógico que escribiera tal sarta de estupideces sobre «el amor».

    Si hubiera nacido en 1973, su esperanza de vida fuera de 85 años, y hubiera conocido el feminismo y la libertad sexual otro gallo le hubiera cantado.

    • Eliseo

      Vaya estupidez.
      Por favor ahórrense las ñoñerías.

      • ¡Ja, ja, ja!

        Hay que ver cómo se pone la gente cuando se les cuestiona la idea de «amor verdadero».

        ¿Porqué será, será, será?

        ¿Será porque existe?

        ¿O será porque no existe?

        ¡Ay, el integrismo, cuánto daño sigue haciendo entre las mentes más débiles!

        • Darío

          ¡Guau, qué fuerte es usted!

          • Saulo

            Yo no soy fuerte: soy débil, un pobre ser humano; ni más, ni menos.

            Pero, a diferencia de otros, no restrego mi suerte en la cara de los desafortunados.

            No utilizo «el amor» para despreciar a quien no lo disfruta. Lo cual me hace dudar de la cualidad de eso que ustedes llaman «el amor» y que utilizan para pisotear a quien no está en su posesión.

          • Darío

            Ah. ¿Y quién está restregando su suerte en la cara de los desafortunados? Porque por más que leo comentarios no lo encuentro por ningún lado.

            Cómo le gusta a usted sacar las cosas de contexto.

  7. Fulgencio Barrado

    Yo creo que en la inmadurez amamos aquello que pensamos o sentimos que nos acerca a la imagen ideal que tenemos de nosotros mismos (a lo que queremos ser), y que solo en la madurez, cuando uno se quiere a sí mismo y no a ese «superyo», somos capaces de amar a otras personas de verdad; y además, por entonces, ya no las «necesitamos»; no es que nos hagan «sentir completos», ni demás lemas infantiles.
    Por eso creo que muchos padres inmaduros sienten el desapego hacia sus hijos cuando estos defraudan sus expectativas. Y lo mismo con sus cónyuges, amigos…
    Una persona madura podrá no querer seguir conviviendo con alguien, pero no deja de amar a la otra persona por ello.

  8. Xumi B

    Una de las mejores descripciones que leído sobre el amor de pareja: «El amor es la elección de dos sujetos que no se necesitan pero se desean, y se animan a construir una relación aceptando lo que no le gusta del otro. Es trabajo, pero vale la pena.» Si esa es la base y se mantiene en el tiempo, creo que el amor verdadero sí existe.

  9. viruela

    existir (Dicho de una cosa: Ser real y verdadera)

    existe el amor verdadero?

    cuando es una cosa y existe

  10. Gándalf

    «Faaarooleeeeero».

  11. El amor es la consecuencia del miedo a fallecer en soledad

  12. Saulo

    Lo que es triste es que, en pleno 2013, en un país supuestamente civilizado, se vean estas posturas tan puritanas sobre la moral sexual. Muy triste.

    Supongo que está relacionado con el progresivo e intenso infantilismo imperante en la sociedad actual: el amor Disneylandia, sin fisuras, eterno y baboso.

    Pero, eso sí: la despedida de soltera con Boys negros y de miembros potentes para lamer a placer.

    ¡Porque yo lo valgo!

    … pobrecillos.

    • Alejo Urzass

      Saulo, se le ve muy entregado a este tema, se nota que le preocupa y que lo lleva mal.

    • Edgar

      Saulo da su opinión desde un punto de vista poco objetivo que se hace notar en sus comentarios , quizás una mala experiencia .
      Mi opinión sobre el amor verdadero , es que es un sentimiento que no se puede expresar certeramente con palabras , simplemente cuando menos lo esperas lo sientes , por este motivo creo que es mágico y por tanto genera tanto escepticismo.
      Se que mi humilde opinión puede aparentar ser una respuesta rápida y resultar un tanto inverosímil pero es lo que creo.
      Siento que intentar describir el amor es como intentar moldear el agua , no le puedes dar forma , no lo intentes , simplemente deja que fluya y disfruta .

      • Edgar

        Creemos que son los demás quienes nos han de convencer que no estamos ante una fantasía y que únicamente cuando lo hagan tangible entonces llegaremos a la conclusión de no vivir un maravilloso cuento de hadas.
        Buscamos el amor en otros y no en el propio interior y la propia convicción ,Gran error puesto que el amor solo puede existir en quien cree en él.

      • Yesenia

        Bellas palabras

  13. marco

    amigo tus articulos son demasiado buenos,seria mejor si te hicieras una pagina de facebook y asi estar notificados a tu pagina y estar actualizado con tus publicaciones,seria genial,gracias

  14. Wittgenstein

    De lo que no se puede hablar mejor es callar. Lo demás es suplemento dominical.

  15. Me ha gustado mucho.Siempre resulta interesante reflexionar sobre el amor uno de los ejes de la humanidad.

  16. José Angel

    ¿Y a esta autora marroquí (Illouz) no le parece que la vulnerabilidad de la psique individual se produce precisamente cuanto es oprimida, como sucede con millones de mujeres en el mundo islámico? ¿Es que piensa de verdad que es más vulnerable el espíritu cuando está encerrado en una jaula moral que cuando es liberado?

  17. Bigote Prusiano

    Lo curiosos es que la mala frase de la novela se puede equiparar a las normas morales del XIX, donde una promesa hecha a otra persona se tenía en consideración a pesar del amor manifestado de dicha persona a una tercera (lo de «Sentido y sensibilidad»).

    El secreto de la boda, buscar al buen padre, de sus hijos o el amar al amor más bien son «traducciones» de impulsos ancestrales. No difieren demasiado de lo que podía suceder hace muchísismos siglos.

    Menos poetas y más psicólogos evolutivos, que esos sí que nos tienen caladitos.

    De hecho, el único cambio realmente significativo que veo es la transformación del sexo o el amor en un objeto de consumo, en parte del ocio, en una afición más de fin de semana. Y en la «obligación» de follar equivalente a la de viajar. Aunque supongo que la crisis también va a afectar a esto.

  18. “El amor ama aquello de lo que está falto y no posee”

  19. javisyo

    El feminismo radical se esta cargando el amor. No paran de salir estudios de feministas que dicen que

    «el amor romantico» es una construcccion social opresora de las mujeres al servicio del patriarcado….»

    Y como estas señoran dan muchos votos al final tendran razon y todo, cuando el «amor» es el metodo del que la naturaleza nos doto de pervivir como especie y el sexo el instrumento para ello.

    • caleidoscopica

      El feminismo radical? Y el machismo radical, no?
      Yo no me considero una feminista radical ni mucho menos, pero está claro que desde la prehistoria la mujer ha sido objeto de deseo sexual hasta ahora. Cierto es que ahora la mujer tiene es más libre a la hora de expresar sus deseos sexuales (después de todo lo que hemos pasado, considerándose el tema del placer sexual y el sexo en sí en la mujer como un tabú y algo «malo»), pero el tema de considerarse a la mujer como un objeto sexual sigue ahí, viéndose entre líneas incluso en la propia publicidad día a día a ojos de cualquiera.
      Está claro que el machismo también se carga el amor priorizando el sexo y apartando en cierto modo al amor.

  20. creo que te falto desir que el amor es Agapé es puro, el amor no existe en el tiempo. y esa puresa es el compartir del espíritu del projimo. el amor no solo es marital si no es tambien por el projimo. el amor es dar y resibir.

  21. Pingback: Visiones ¿amorosas? « Un Bosque Interior

  22. Albert

    Yo no veo nada negativo ante suprimir la moral sexual, creo que hay que seguir un instinto mayor como las pasiones.
    Tambien creo que el amor verdadero no tiene porque ser para toda la vida, ni que el concepto de enamorarse es el mismo que el de amor.

  23. Silvia

    Me encanta la dicotomía que se presenta entre los conceptos que cada uno tiene del amor.

  24. No existe el amor de pareja es un invento de los fanáticos cristianos lo digo por experiencia crees estar enamorado de una chols mugrosa y desperdicias otrad chicas mucho mas bonitas y dispuestas por sugestionarnos que el amor de pareja existe jaja me di cuenta a los 31 años muy tarde pero mejor tarde que nunca cualquier chica es buerna para uno siempre y cuando sea slotera y sin hijos

  25. Jennifer

    Para mi no existe el amor

  26. jose isabel alvarez lizarazo

    El amor existe. es bueno es alegria es perdon es inspiracion es compresion.

  27. jose isabel alvarez lizarazo

    El amor existe.

  28. el amor perfecto es una cosa q no existe y el amor verdadero otro q si existe es cuestion de ser positivo aceptarlo no exigir mas de lo q no merecemos o no podemos dar. nosotros mismos lo tenemos q crear la felicidad o el amor verdadero no hay de otra o nos volvemos negativos, amargados e infelices sexualmente
    por querer un ser que llene absolutamente en todo.tenemos q cooperar con el ser amado para q asi si sea completo el amor y verdadero siempre y cuando sea con la persona q mas se adecue a ti o q haya quimica en el modo de ser.
    para encontrarlo y conservarlo tambien tienes q luchar por conservar en ti una gran calidad humana.

  29. Creo que es bastante complejo el tema. Que con el tiempo la sociedad se dejó influir mucho por las cosas que dicen, creo que porque lo diga un filósofo puede ser diferente, cada uno puede » amar» a su manera. y digo » amar» porque se le dió un significado a la palabra, que para cada persona podría ser diferente. Yo me olvido de todo, hago cuenta de que nada de lo que alguien dijo existe , y » amo» a mi manera. y si me siento bien, es suficiente. Podría estar en una relación, pasar malos momentos y dejar la relación, pero me dí cuenta que todo es momentáneo, lo bueno como lo malo, que estoy en un estado » neutral» pero no lo pienso, pienso cuando me siento bien, o cuando me siento mal, y sino lo pienso no lo siento. quizás podría ser algo psicológico y quizás lo sea, y relacionamos las sensaciones con los pensamientos. pero más allá de eso, lo que importa es la satisfacción que uno siente al hacer algo o que alguien haga algo por él. Quizás simplemente no haya que pensarlo. Sean » felices», no dejen que la historia, la gente , internet, la tele, las peliculas le llenen la cabeza con cosas malas. mientras se sientan bien suficiente. No hay que pensar tanto y tratar de encontrarle sentido a todo.
    Yo en una relación pasé malos momentos, pero no terminé, ella puso de su parte , yo de la mía y seguimos, y estamos re mil bien, y sé que puede llegar a pasar de nuevo, y podemos volver a intentarlo y estar bien de nuevo. Y lo voy a seguir intentando, porque depende de uno como quiere que sea su vida, si los dos quieren, por qué no?. » Ay no, pasó esto, puede volver a pasar, no quiero sufrir», «Ay, esto me recuerda tal cosa » . no sean tan miedosos. tener miedo es morir todos los días. Disfruten de las cosas, y vean las cosas como algo que pasó y fue. Quizás mañana me arrepiento de todo lo que puse, y pasado no. ci vediamo.

    • Se lo puede decir más fuerte, pero no más claro. Muy acertado lo que dices. El amor es aprender a fluir, a preguntar menos y, sobre todo, a disfrutar. Que dure mientras dure, el amor se entiende para quienes lo viven. Qué interesante es todo esto. Saludos.

  30. Margarita Peña Pineda

    La encuentro una lectura afortunada. Me siento intensamente apasionada y tal vez llega en un momento adecuado esta lectura. De cualquier manera, al recordar los años de mal de amores y compartir los de mis hijos, me parece que tendríamos que revisar también en la educación formal, la historia del amor. Y entender que no se trata de ir azotándonos por la vida, o no lo sé, tal vez a pesar de los aprendizajes la locura nos elige…

  31. Leo los comentarios y compruebo que, lamentablemente, la atención no se centra sobre el eje argumentativo del texto: el sostén moral que disponía el amor hace unos años y del cual está hoy desprovisto. Un sostén que le proporcionaba la veracidad o autenticidad que en los comentarios se discute y que solo se comparte o se rechaza en base a las experiencias personales del comentaristas. Esto es: «el amor verdadero existe» porque a mí me va bien. Y: «el amor verdadero no existe» porque a mí me va mal. En mi opinión, el amor no es más que lo que la evolución ha seleccionado, ya que opciones hay muchas, pero los bebés fruto del amor han sido muchísimos más que aquellos que han sido fruto de «otras opciones». Ah, por cierto, dos años es lo que se necesitaba para hacer viable a esa criatura recién nacida.

  32. CESAR FLORES AMBUKKA

    No estoy muy de acuerdo con los antes leídos, por que después de un profundo análisis propio y de los otros, llegue ala conclusión el amor es una fuerte catalizador que potencia los sentimientos, me explico cuando una madre da la vida por su hijo eso se llama instinto de preservación la madre siente lo que siente cualquier otro animal mamífero pero potenciado por el catalizador llamado amor sentimiento se transforma en algo irracional,espiritual sobre natural que permite que pase cualquier tipo de evento que supere lo común o lo real, permite que la madre explote todas sus potencialidades.
    El amor no es mas que un catalizador que actúa sobre los primogénitos instintos humanos, lujuria, envidia, avaricia, codicia,solidaridad, ira ,vanidad,venganza, hambre,frió sed. etc. y claro el amor existe y nos hace felices , locos y cojudos y muchas otras veces peores que bestias salvajes.

  33. Buen post, interesante

  34. Si te alimenta, te nutre, y sabe rico… disfrútalo!! por que en algún momento… se acaban hasta la migajas.

  35. natalia

    Gracias a que el amor es verdadero no nos extinguimos. El sexo ayuda.Pero sin el instinto de protección estariamos muertos. Nacemos inmaduros y debiles, y amar, que es cuidar nos permite existir. Con la era moderna y la nueva esperanza de vida tenemos nuevos lujos como el de jugar al enampramiento y probar con muchas parejas. Pero michas veces al tener tanto donde elegir o al exigir tanto nos perdemos

  36. Poulos

    La respuesta la tenemos en la sabiduría popular:

    «El amor dura mientras dura dura»

  37. 3eWerzo

    Considero que es un artículo muy bueno que invita a reflexionar y a leer la obra de Eva Illouz. Al final, como muchas cosas en la vida, depende de la definición inicial de la cual se parte.

  38. NrrnrR

    Quien lo probó lo sabe

  39. Carlos

    Bien plantea Platón apesar suyo en La República, que a los poetas no se les debe permitir decir lo que se les ocurra pues alejan de la realidad a las personas. Es así como han ayudado a confundir las ideas en nuestro tiempo.

    Buen artículo. Sponville me parece admirable para los tiempos que corren para la filosofía.

  40. Yo me quedo con la frase «Amar es desear lo que no te falta».
    Felicidades. Gracias.

  41. Cristina

    Me ha encantado el artículo, Sofía.
    Puesto que no he leído el libro «Memorias de sobremesa», no sé si Manuel Vicent cita a Octavio Paz pero su reflexión parece sacada del libro «La llama doble. Amor y erotismo» del escritor mexicano y publicado en 1993: «El siglo XII fue el siglo del nacimiento de Europa; en esa época surgen lo que serían después las grandes creaciones de nuestra civilización, entre ellas dos de las más notables: la poesía lírica y la idea del amor como forma de vida. Los poetas inventaron el amor cortés…»
    Si no lo conoces, es una lectura que creo que te encantará.
    Un saludo.

  42. blacmagic

    Hola es sorprendente lo q hay pero mi pregunta aun no tiene respuesta:

    _ ya se el tipico yo lo veo yo lo quiero pero y ese senimiento q tenemos con alguien q ya esta a nuestro lado ese “amor» q queremos para toda la vida ¿exicte? O es solo un senimiento q conocemos pero no exicte q solo esta en nuestra mente como el miedo, la tristeza, la soledad, etc.

    _Y otra pregunta, q es el sentimiento en cuestion es una palabra actracta o esta de verdad en nuestro “corazón»(por asi decirlo).
    Tengo 14 años y me pregunto eso todo los dias, tambien me pregunto muchas cosas sobre todo de la mente ya se que no e vivido a penas nada y q me espera muchas cosas de la vida, tambien se q por el hecho de ser una niña pasareis de este comentario pero se que llevo razon por eso cada día me fascina la mas mente humana.

  43. Núria

    Me parece genial que la gente escriba sobre el amor e intente teorizarlo, al fin y al cabo el ser humano tiene la necesidad de intentar comprender y delimitar aquello que no entiende (o que quizás simplemente no tiene sentido).

    Lo que quiero decir con esto es que para afirmar si el amor existe o no primero tendríamos que saber y definir qué es exactamente y no creo que eso sea posible. Se ha escrito mucho sobre el amor, es uno de los grandes temas de la experiencia humana, pero cada escrito depende de la experiencia o concepción personal del autor. A mi parecer es imposible definir qué es el amor, cada uno lo siente, experimenta y entiende de una forma distinta y sobre eso no hay reglas supremas. El amor es lo que tu quieras que sea, cómo tu mismo lo construyes en tu pensamiento o lo la versión que la vida te muestra de el. Eso implica que tu versión del amor no será la misma que la de otra persona que ha vivido experiencias distintas o que simplemente tiene una forma de pensar y entender el amor diferente a la tuya.

    En resumen, me encanta divagar y que los demás divaguen sobre el amor pero es absurdo pensar que llegarás a una ciencia cierta porque no existe.
    En ese sentido no estoy de acuerdo con la afirmación del autora que el amor de los poetas es una mentira. Yo creo que el amor del poeta es tan real como el de cualquier otra persona. Simplemente el poeta, precisamente porqué es poeta, lo siente así y quizás otra persona nunca llegará a sentirlo de la misma manera.

  44. Pingback: La mujer que contó como era el Amor | Cira Crespo

  45. Martín Marco

    «Pero si por amor entendemos el sentimiento de cariño y cercanía que lejos de ser un fin en sí mismo nos ayuda a sacar lo mejor que hay dentro de nosotros mismos para hacer feliz a la otra persona y de ese modo dar sentido a nuestra vida, si esos son los parámetros para juzgar y además estamos con la persona correcta —no nos olvidemos de ese dato— entonces la respuesta es sí, el amor verdadero existe.»
    Partiendo de que el egoísmo está ya bien estudiado que es connatural, y el mismo concepto de amor romántico es también egoísta (de forma abstracta —emociones—, pero egoísta), la conclusión de la autora del artículo, tras negar (y con «lejanía») que el amor deba ser un fin en sí mismo, es, aunque azucarada, maquiavélica: cosificación, medio para un fin, manipulación… Uno o una está con un señor o una señora o un gato o una muñeca hinchable, en el «amor verdadero», de manera «incondicional», no para darle un sentido a su vida («necesidad» [y la RAE no es buena para filosofías]); esto, en todo caso, pertenecería más al amor romántico de nosotros los poetas, quienes consideramos el hamol y al «otro» fines en sí mismos, que a un amor racional (y perdón por el oxímoron, y un besito ;).
    Gracias por el artículo, que no conocía al profesor francés de pelazo nevado y vigoroso… Uuummmmm…

  46. Luis Alonso Zamora Farias

    Estamos llegando a abrir los ojos, lo que antes se decia amor hoy es pura mentira.

  47. Luis Alonso Zamora Farias

    Pues a lo mejor si.

  48. Pingback: Por qué soy pesimista – El Sol Revista de Prensa

  49. Gabriel

    El amor es un invento social para preservar la especie por medio de la sexualidad. Nada más. No se puede creer en algo que siempre se vio truncado. Es como los dirigentes políticos: se pueden creer en ellos tras habernos mentido año tras año, candidatura tras candidatura? Esto es lo mismo. Es una necesidad para subsistir, una suerte de esclavitud con la que el humano empaña los vidrios de la vida, basándose en falsas ilusiones románticas (lo que me lleva a repreguntarme qué es el «romanticismo» incluso). Después de todo, como toda especie, lo que prima es la supervivencia por sobre todo. El «amor» es uno de los tantos medios, nada más. Con amor no se cambia nada, la vida sigue igual o peor. En ocasiones puede ser un contrapeso, con suerte. Muchos odian este tipo de opiniones, pero no se atreven a mirar a su alrededor, al mundo, y a esas personas que creen en «ésto», me lleva a preguntarles, con los debidos respetos: «en qué se basa su creencia ciega? Se embelesaron con las historias del cine y la televisión, o cómo fue?» Porque a nadie le funciona ese «asunto innombrable» en la vida real, cotidiana. Son falacias que la industria literaria, cinematográfica y televisiva nos vendieron para consumir sus productos en una época en la que prima el dinero y los intereses individuales por sobre los comunitarios. Un castillo no se levanta con amor, sino con esfuerzo y laboriosidad, lo mismo un país y una casa. El humano puede existir sin amor, pero no sin mantener un orden social.

  50. Jhon Pinzon

    Hola a todas y todos , soy un hombre de 31años, e buscado el verdadero amor, por décadas. Nunca e sabido que es realmente y me pregunto también si realmente existe. Quizás lo halla encontrado o tal vez el a mi. Pero creo que el adoctrinamiento social, económico y religioso, nos pone cataratas para poder verlo mejor. Pará mí el amor es reconciliación, con nuestro yo y con nuestros errores, es perdón, paciencia, es querer entregarnos tal y como somos al otro y saber aceptar quien es el otro, es recíproco, puede ser volátil o pacifico, puede temer pero es valiente, y sobretodo es el faro al cual se puede retornar y al cual puede retornar la persona amada.

Responder a blacmagic Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.